¿Qué es la escritura del flujo de conciencia? Ejemplos literarios

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

Algunas novelas son secas y factuales. Se dice poco más allá de lo que se requiere. Esta técnica puede ser bastante efectiva, como lo demuestran los trabajos de Ernest Hemingway y Richard Ford. Sin embargo, muchos escritores eligen profundizar en las mentes de sus narradores y personajes, proporcionando un monólogo continuo de lo que transpira en sus cabezas. Esto se conoce como escritura de flujo de conciencia.

¿Qué es la escritura del flujo de conciencia? Ejemplos literarios 1
Ernets Hemingway

¿Qué es la técnica del flujo de conciencia?

La escritura de flujo de conciencia se refiere a una técnica narrativa literaria en la que los pensamientos y emociones de un narrador o personaje se escriben de tal manera que el lector pueda rastrear el estado mental fluido de estos personajes.

A diferencia de otros monólogos o soliloquios, el flujo de conciencia es un monólogo desordenado y aparentemente ilógico, sin desarrollo lineal, caótico, sin trabas sintácticas, reiterativo, donde se puede prescindir de signos de puntuación y distorsionar la estructura sintáctica del texto. 

El término “flujo de conciencia” se remonta a The Principles of Psychology, publicado en 1890 por William James. Fue aplicado por primera vez a la crítica literaria por May Sinclair en 1918, a través del análisis de las novelas de Dorothy Richardson. Sin embargo, la técnica existía mucho antes de que fuera nombrada —la escritura del flujo de conciencia se puede encontrar en las obras del siglo XIX de Edgar Allan Poe, Lev Tolstoi y Ambrose Bierce, entre muchos otros.

🔗 Te puede interesar: Temporada de huracanes: flujo de conciencia sobre las brujas, las zorras y e hijuep..tas

Se hizo especialmente popular entre los escritores de la época modernista, muy similar al ensayo de Sinclair de 1918. Entre los escritores más famosos que usaron la técnica del flujo de conciencia está Virginia Woolf, Samuel Beckett, James Joyce y Marcel Proust. Esta técnica permaneció de moda en los años siguientes y fue usada en obras de mediados de siglo por William Faulkner, Jack Kerouac, y Flannery O’Connor y por escritores más contemporáneos como Stephen King, Salman Rushdie, y Nathaniel Rich.

Recomendado: Los libros MÁS ATERRADORES de Stephen King.

Lev Tolstói
Lev Tolstói

Propósito, función y características del flujo de conciencia

El flujo de conciencia es un estilo de escritura desarrollado por un grupo de escritores a principios del siglo XX. Su objetivo es expresar con palabras el flujo de pensamientos y sentimientos de los personajes en sus mentes. La técnica aspira a dar al lector la impresión de estar dentro de la mente de los personajes. Por lo tanto, la visión interna de la mente de los personajes arroja luz sobre la trama y la motivación en la novela.

La escritura de flujo de conciencia permite a los autores proporcionar un retrato más íntimo de sus sujetos. Evita que se limiten a descripciones físicas o a relatos de diálogos hablados, que era una técnica literaria estándar antes de la aparición del enfoque de la corriente de conciencia. A través de la escritura de flujo de conciencia, los lectores pueden seguir los pensamientos de los personajes en tiempo real, permitiéndoles así comprender no sólo lo que hace un personaje sino también por qué lo hace.

6 Ejemplos de escritura del flujo de conciencia

Desde la era modernista en adelante, la escritura de flujo de conciencia ha sido consistentemente popular. Aquí están algunas de sus aplicaciones más notables.

  • James Joyce, Ulises (1922): Esta novela narra un solo día en la vida del irlandés Leopold Bloom. Contiene largos pasajes en flujo de conciencia, imitando las habilidades de asociación libre del cerebro. Joyce llevó esta técnica aún más lejos en trabajos posteriores, culminando en la discutiblemente libre narrativa “Finnegans Wake“.
  • Samuel Beckett, Molloy (1951): Beckett usó muchas de las mismas técnicas narrativas que su contemporánea irlandesa Joyce. Más famoso como dramaturgo, Beckett puso monólogos al estilo deflujo de conciencia en las bocas de muchos de sus personajes y más tarde aplicó el método a sus novelas.
  • Virginia Woolf, Sra. Dalloway (1925): Woolf usó la escritura de la corriente de conciencia para articular los monólogos interiores de sus personajes, tanto en esta novela como en otras como Al Faro.
  • William Faulkner, Mientras agonizo (1930): Faulkner ya había trabajado con el flujo de conciencia en novelas anteriores como El ruido y la furia, pero Mientras agonizo destacó en su método de narrar la novela a través de la perspectiva de 15 personajes diferentes, cada uno de los cuales narraba en un estilo de corriente de conciencia.
  • Jack Kerouac, En la carretera (1957): La novela de Kerouac se destacó por usar el flujo de conciencia como narración real. A través del narrador en gran parte autobiográfico Sal Paradise, Kerouac presenta la historia como un flujo de ideas ininterrumpido. El punto de partida fue el hecho de que Kerouac escribió toda la novela en épicas ráfagas en un rollo continuo de papel de máquina de escribir.
  • Fyodor Dostoievski, Memorias del subsuelo (1864): Décadas antes de que la “corriente de conciencia” se convirtiera en un término literario, los autores lo usaban para crear retratos íntimos de sus narradores. La técnica era popular en la cultura literaria rusa, con fuertes ejemplos escritos por personas como Tolstói, Chekov y Dostoievski.
flujo de conciencia
La escritura del flujo de conciencia fue muy usada por escritores en el siglo XX
¿Te gustó este artículo sobre la técnica del flujo de conciencia? ¿La conocías?

¡Cuéntanos en los comentarios!

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. 20 noviembre, 2020

    […] “solos” en los que después de un diálogo estructurado o párrafos más definidos se entra a un flujo de conciencia que divaga, que va y viene sobre temas diferentes, que intenta acercarse a una idea desde distintos […]

  2. 26 noviembre, 2020

    […] y sin embargo no defecando o masturbándose. La técnica del monólogo interior, que presentaba el flujo inédito del pensamiento y la emoción no expresados de un personaje, también requería la máxima franqueza para tratar […]

  3. 10 enero, 2021

    […] “solos” en los que después de un diálogo estructurado o párrafos más definidos se entra a un flujo de conciencia que divaga, que va y viene sobre temas diferentes, que intenta acercarse a una idea desde distintos […]

  4. 10 enero, 2021

    […] “solos” en los que después de un diálogo estructurado o párrafos más definidos se entra a un flujo de conciencia que divaga, que va y viene sobre temas diferentes, que intenta acercarse a una idea desde distintos […]

  5. 12 mayo, 2021

    […] personajes cuentan sus propias historias en un flujo de conciencia jugoso y desagradable, y el mundo se construye con imágenes amontonadas que se aplican con […]

  6. 19 julio, 2021

    […] podemos notar cambios de voces y de perspectivas, así como un uso torpe e ineficaz de la técnica narrativa del uso de conciencia. Vargas Llosa resalta la alucinación con el padre que hay en un momento del cuento, yo pequeñas […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *