Lev Tolstói

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

Lev Tolstói 1

León Tolstói

“Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”.


Biografía corta León Tolstói

¿Quién fue Lev Tolstói?

Lev Tolstói (León Tolstói, en español), Lev Nikolayevich Tolstoi (completo en ruso), nació el 28 de agosto 1828 [9 de septiembre, Nuevo Estilo], en Yasnaya Polyana, provincia de Tula, Rusia, y fue un autor, maestro de la ficción realista y considerado uno de los mejores novelistas del mundo. De gran fuerza poética, descriptiva y moral, su obra cuenta con obras magnas y clásicas como Guerra y paz y Ana Karénina. Lev Tolstói también fue una figura inmensamente influyente en la vida cultural, política, moral y social rusa de finales del siglo XIX y principios del XX. Especialmente durante sus últimas tres décadas, Tolstoi también alcanzó fama mundial como maestro moral y religioso. Falleció el 7 de noviembre [20 de noviembre] de 1910 en Astapovo, provincia de Riazán. [Continúa leyendo la biografía completa de Lev Tolstói]…

Libros destacados

  • Guerra y paz (1865-1869).
  • Ana Karénina (1875-1877).
  • La muerte de Iván Ilych (1886).

Generalidades

  • Fecha de nacimiento: 28 de agosto 1828 (9 de septiembre, Nuevo Estilo).
  • Fecha de muerte: 7 de noviembre de 1910 [20 de noviembre].
  • Nacionalidad: ruso.
  • Géneros: novela, cuento y ensayo.

Contenido relacionado

El hombre no puede poseer nada mientras tenga miedo a la muerte. Pero para el que no teme, todo le pertenece.

León Tolstói

Lee aquí las mejores frases de León Tolstói

Vida y obra de León Tolstói

Primeros años

Descendiente de destacados aristócratas, Tolstói nació en la finca familiar Yasnaia Poliana, a unos 210 kilómetros al sur de Moscú, donde vivió la mayor parte de su vida y escribió sus obras más importantes.

Su madre, Mariya Nikolayevna, de soltera Princesa Volkonskaya, murió antes de cumplir este dos años, y su padre, el conde Nikolay Ilich Tolstoi, la siguió en 1837. Su abuela murió 11 meses después, y luego su siguiente tutor, su tía Aleksandra, en 1841. Tolstoi y sus cuatro hermanos fueron transferidos al cuidado de otra tía en Kazán, en el oeste de Rusia.

El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere, sino querer lo que se hace.

Tolstoi recordaba a una prima que vivía en Yasnaya Polyana, Tatyana Aleksandrovna Yergolskaya (“Tía Toinette”, como él la llamaba), como la mayor influencia en su infancia, y más tarde, cuando era joven, Tolstoi escribió algunas de sus cartas más conmovedoras para ella. A pesar de la constante presencia de la muerte, Tolstoi recordaba su infancia en términos idílicos. Su primera obra publicada, Infancia (1852), fue un relato nostálgico y ficticio de sus primeros años.

biografía león tolstoi
Lev Tosltói en la juventud

Educado en casa por tutores, Tolstói se matriculó en la Universidad de Kazán en 1844 como estudiante de lenguas orientales. Su pobre historial pronto le obligó a trasladarse a la facultad de derecho, menos exigente, donde escribió una comparación de El espíritu de las leyes del filósofo político francés Montesquieu y el nakaz de Catalina la Grande (instrucciones para un código de leyes).

«No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo.»

Tolstói se interesaba por la literatura y la ética, y se sintió atraído por las obras de los novelistas ingleses Laurence Sterne y Charles Dickens y, sobre todo, por los escritos del filósofo francés Jean-Jacques Rousseau; en lugar de una cruz, llevaba un medallón con un retrato de Rousseau. Pero pasaba la mayor parte de su tiempo tratando de ser comme il faut (socialmente correcto), bebiendo, apostando y participando en el libertinaje.

Después de dejar la universidad en 1847 sin título, Tolstói regresó a Yasnaya Polyana donde planeaba educarse, administrar su patrimonio y mejorar la suerte de sus siervos. A pesar de las frecuentes resoluciones de cambiar su forma de vida, continuó su vida perdida durante sus estancias en Tula, Moscú y San Petersburgo. En 1851 se unió a su hermano mayor Nikolay, un oficial del ejército, en la guerra del Cáucaso y luego se alistó en el ejército. Participó en campañas contra los pueblos indígenas y, poco después, en la Guerra de Crimea (1853-1856).

En 1847, León Tolstoi comenzó a llevar un diario que se convirtió en su laboratorio para experimentos de autoanálisis y, más tarde, para su ficción. Con algunas interrupciones, Tolstoi mantuvo sus diarios a lo largo de su vida, y por lo tanto es uno de los escritores más copiosamente documentados que jamás haya existido. Reflejando la vida que llevaba, su primer diario comienza confiando en que pudo haber contraído una enfermedad venérea.

Debo acostumbrarme a que nadie nunca me comprenderá. Este deber ser el destino común de la gente difícil.

Los primeros diarios registran una fascinación por la elaboración de normas, ya que Tolstói compuso normas para diversos aspectos del comportamiento social y moral. También registran el reiterado incumplimiento de estas normas por parte del escritor, sus intentos de formular otras nuevas para garantizar la obediencia a las antiguas y sus frecuentes actos de autocastigo.

La creencia posterior de Tolstoi de que la vida es demasiado compleja y desordenada para ajustarse a las reglas o a los sistemas filosóficos tal vez se derive de estos intentos inútiles de autorregulación.

Primeras publicaciones

Ocultando su identidad, Tolstói presentó Infancia para su publicación en Sovremennik (“El contemporáneo”), una destacada revista editada por el poeta Nikolay Nekrasov. Nekrasov se mostró entusiasta, y el trabajo, que fue publicado de forma seudónima, fue muy elogiado.

«Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si no se está muriendo de hambre.«

Durante los años siguientes, Tolstoi publicó una serie de relatos basados en sus experiencias en el Cáucaso, incluyendo La redada” (1853) y sus tres bocetos sobre el asedio de Sebastopol durante la Guerra de Crimea: Sevastopol en diciembre, Sevastopol en mayo y Sevastopol en agosto, todos publicados entre 1855 y 1856.

El primer boceto, que trata del coraje de los soldados simples, fue elogiado por el zar. Escrito en segunda persona como si fuera un guía turístico, esta historia también demuestra el gran interés de Tolstói en la experimentación formal y su preocupación de toda la vida por la moralidad de observar el sufrimiento de otras personas.

El segundo boceto incluye un largo pasaje de la corriente de conciencia de un soldado (uno de los primeros usos de este dispositivo) en el instante antes de ser asesinado por una bomba. En el famoso final de la historia, el autor, después de comentar que ninguno de sus personajes es verdaderamente heroico, afirma que “el héroe de mi historia -a quien amo con todo el poder de mi alma…quien fue, es y siempre será hermoso- es la verdad.”

Desde entonces, los lectores han comentado la capacidad de Tolstoi para hacer que este “lenguaje absoluto”, que suele arruinar la ficción realista, sea estéticamente eficaz.

Después de la guerra de Crimea, Tolstoi dimitió del ejército y fue aclamado en un principio por el mundo literario de San Petersburgo. Pero su vanidad espinosa, su negativa a unirse a cualquier campo intelectual y su insistencia en su completa independencia pronto le ganaron la antipatía de la intelectualidad radical. Permanecería durante toda su vida como un “arcaico”, opuesto a las tendencias intelectuales imperantes. En 1857 Tolstoi viajó a París y regresó después de haber apostado su dinero.

No serán nunca las escuelas las que civilizarán a nuestro pueblo. Lo que necesita el pueblo es un sistema económico en que aumente su riqueza, tenga más tiempo libre y, entonces, ya vendrán las escuelas.

Después de la guerra de Crimea, Tolstoi dimitió del ejército y fue aclamado en un principio por el mundo literario de San Petersburgo. Pero su vanidad espinosa, su negativa a unirse a cualquier campo intelectual y su insistencia en su completa independencia pronto le ganaron la antipatía de la intelectualidad radical. Permanecería durante toda su vida como un “arcaico”, opuesto a las tendencias intelectuales imperantes. En 1857 Tolstoi viajó a París y regresó después de haber apostado su dinero.

Después de su regreso a Rusia, decidió que su verdadera vocación era la pedagogía, por lo que organizó una escuela para niños campesinos en su finca. Después de viajar por Europa occidental para estudiar la teoría y la práctica pedagógicas, publicó 12 números de una revista, Yasnaya Polyana (1862-63), que incluía sus provocativos artículos “Progreso y la definición de la educación”, que niega que la historia tenga leyes subyacentes, y ¿Quién debería aprender a escribir de quién?.

Tolstoi se casó con Sofia (Sonya) Andreyevna Bers, hija de un destacado médico moscovita, en 1862 y pronto transfirió todas sus energías a su matrimonio y a la composición de Guerra y Paz. Tolstoi y su esposa tuvieron 13 hijos, de los cuales 10 sobrevivieron a la infancia.

No te cases nunca, nunca, amigo mío; te lo aconsejo. No te cases antes de que puedas decirte a ti mismo que has hecho todo lo posible por dejar de amar a la mujer escogida.

Imagen relacionada
Tolstói y Sofía, su esposa

Las obras de Tolstoi de finales de la década de 1850 y principios de la de 1860 experimentaron nuevas formas de expresar sus preocupaciones morales y filosóficas.

El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil.

A Infancia, pronto le sigió Adolescencia (1857). Varias historias se centran en un único personaje semiautobiográfico, Dmitry Nekhlyudov, que más tarde reapareció como el héroe de la novela Resurrección de Tolstoi.

En Lucerna (1857), Tolstoi utiliza la forma del diario primero para relatar un incidente, luego para reflexionar sobre su significado atemporal y finalmente para reflexionar sobre el proceso de sus propias reflexiones.

En Tres muertes (1859) describe las muertes de una mujer noble que no puede enfrentarse al hecho de que está muriendo, de un campesino que acepta la muerte simplemente, y, por fin, de un árbol, cuyo fin totalmente natural contrasta con el artificio humano. Sólo la conciencia trascendente del autor une estos tres acontecimientos.

leo tolstoy
Tolstoi en 1855

La historia de un caballo (1863) se ha hecho famosa por el uso dramático de un dispositivo favorito de los tolostoyanos, la “desfamiliarización“, es decir, la descripción de prácticas sociales familiares desde la perspectiva “ingenua” de un observador que no las da por sentadas. Los lectores se sorprendieron al descubrir que el protagonista y narrador principal de La historia de un caballo era un caballo viejo.

El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.

Como muchas de las primeras obras de Tolstoi, esta historia satiriza el artificio y la convencionalidad de la sociedad humana, un tema que también domina la novela de Los cosacos (1863). El héroe de esta obra, el aristócrata disoluto y egocéntrico Dmitry Olenin, se alista como cadete para servir en el Cáucaso. Viviendo entre los cosacos, llega a apreciar una vida más en contacto con los ritmos naturales y biológicos. En la escena central de la novela, Olenin, cazando en el bosque, siente que cada criatura viviente, incluso un mosquito, “es un Dmitry Olenin tan distinto como yo mismo”. Reconociendo la inutilidad de su vida pasada, resuelve vivir enteramente para los demás.

Tolstoi es más conocido por sus dos obras más largas, Guerra y paz (1865-69) y Anna Karenina (1875-77), que son comúnmente consideradas entre las mejores novelas jamás escritas. Guerra y la Paz en particular parece definir virtualmente esta forma para muchos lectores y críticos.

🔗 ¿Por qué REALMENTE deberías leer Guerra y paz de Lev Tolstói?

Entre las obras más cortas de Tolstoi, La muerte de Iván Ilyich (1886) suele clasificarse entre los mejores ejemplos de la novela. Especialmente durante sus últimas tres décadas, Tolstoi también alcanzó fama mundial como maestro moral y religioso. Su doctrina de no resistencia al mal tuvo una influencia importante en Gandhi. Aunque las ideas religiosas de Tolstoi ya no gozan del mismo respeto que antes, el interés por su vida y su personalidad ha aumentado con el paso de los años.

La mayoría de los lectores estarán de acuerdo con la valoración del poeta y crítico británico del siglo XIX Matthew Arnold de que una novela de Tolstoi no es una obra de arte sino una obra de vida; el autor ruso Isaak Babel comentó que, si el mundo pudiera escribir por sí mismo, escribiría como Tolstoi.

Los críticos de diversas escuelas han estado de acuerdo en que, de alguna manera, las obras de Tolstoi parecen eludir todo artificio. La mayoría ha hecho hincapié en su capacidad para observar los más pequeños cambios de conciencia y para registrar los movimientos más leves del cuerpo. Lo que otro novelista describiría como un solo acto de conciencia, Tolstoi lo divide convincentemente en una serie de pasos infinitesimalmente pequeños.

Me dio una inmensa alegría que no me hayan concedido el Premio Nobel. En primer lugar, esto me libró de un gran aprieto, el de disponer de ese dinero que, como el dinero en general, según mis convicciones, no puede producir sino mal.

Según la escritora inglesa Virginia Woolf, que daba por sentado que Tolstoi era “el más grande de todos los novelistas”, estos poderes de observación provocaban una especie de miedo en los lectores, que “desean escapar de la mirada que Tolstoi nos fija”. Aquellos que visitaron a Tolstoi cuando era un anciano también reportaron sentimientos de gran incomodidad cuando pareció entender sus pensamientos tácitos. Era común describirlo como un dios en sus poderes y titánico en sus luchas por escapar de las limitaciones de la condición humana. Algunos veían a Tolstoi como la encarnación de la naturaleza y la vitalidad pura, otros lo veían como la encarnación de la conciencia del mundo, pero para casi todos los que lo conocían o leían sus obras, no era sólo uno de los escritores más grandes que jamás habían vivido, sino un símbolo viviente de la búsqueda del significado de la vida.

Lev Tolstoi biobibliografias
Ilustración de León Tolstói


El período de las grandes novelas (1863-77)

Felizmente casado e instalado con su esposa y su familia en Yasnaya Polyana, Tolstoi alcanzó la cima de sus poderes creativos. Dedicó los años restantes de la década de 1860 a escribir Guerra y Paz. Luego, después de un interludio durante el cual consideró la posibilidad de escribir una novela sobre Pedro el Grande y regresó brevemente a la pedagogía (sacando libros de lectura que fueron ampliamente usados), Tolstoi escribió su otra gran novela, Anna Karenina. Estas dos obras comparten una visión de la experiencia humana enraizada en la apreciación de la vida cotidiana y las virtudes prosaicas.

Guerra y Paz

Voyna i mir (1865-69; Guerra y paz) contiene tres tipos de material: un relato histórico de las guerras napoleónicas, las biografías de personajes ficticios y un conjunto de ensayos sobre la filosofía de la historia. Los críticos desde la década de 1860 hasta el presente se han preguntado cómo se unen estas tres partes, y muchos han juzgado a Tolstoi por incluir los ensayos largos, pero los lectores continúan respondiendo a ellos con un entusiasmo que no desminuye.

Las partes históricas de la obra narran la campaña de 1805 que condujo a la victoria de Napoleón en la Batalla de Austerlitz, un período de paz, y la invasión de Rusia por Napoleón en 1812. Contrariamente a las opiniones generalmente aceptadas, Tolstoi retrata a Napoleón como un bufón ineficaz y ególatra, al zar Alejandro I como un hombvre obsesionado con la forma en que los historiadores lo describirán, y al general ruso Mikhail Kutuzov (anteriormente despreciado) como un anciano paciente que comprende las limitaciones de la voluntad y la planificación humanas.

No hay grandeza donde faltan la sencillez, la bondad y la verdad

Destacan especialmente las escenas de batalla de la novela, que muestran el combate como un puro caos. Los generales pueden imaginar que pueden “anticipar todas las contingencias”, pero la batalla es realmente el resultado de “cien millones de oportunidades diversas” decididas en el momento por circunstancias imprevisibles. Tanto en la guerra como en la vida, ningún sistema o modelo puede acercarse a la infinita complejidad del comportamiento humano.

Entre los personajes de ficción del libro, la atención del lector se centra primero en el Príncipe Andrey Bolkonsky, un hombre orgulloso que ha llegado a despreciar todo lo que es falso, superficial o meramente convencional. Reconociendo el artificio de la alta sociedad, se une al ejército para alcanzar la gloria, lo que considera verdaderamente significativo. Malherido en Austerlitz, llega a ver la gloria y a Napoleón como no menos mezquino que los salones de San Petersburgo. A medida que la novela avanza, el príncipe Andrey descubre repetidamente el vacío de las actividades a las que se ha dedicado. La descripción que hace Tolstoi de su muerte en 1812 se suele considerar una de las escenas más efectivas de la literatura rusa.

El otro héroe de la novela, el torpe y sincero Pierre Bezukhov, oscila entre la creencia en un sistema filosófico que promete resolver todas las cuestiones y un relativismo tan total que lo deja en la desesperación apática. Por fin descubre la verdad tolstoiana de que la sabiduría no se encuentra en los sistemas sino en los procesos ordinarios de la vida cotidiana, especialmente en su matrimonio con la heroína más memorable de la novela, Natasha. Cuando el libro se detiene, no termina realmente, sino que se rompe, parece que Pierre olvida esta lección en su entusiasmo por un nuevo plan utópico.

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

De acuerdo con la idea de Tolstoi de que las actividades prosaicas y cotidianas hacen que la vida sea buena o mala, los verdaderos sabios personajes del libro no son sus intelectuales, sino un simple y decente soldado, el hermano de Natasha, Nikolay, y una generosa mujer piadosa, la hermana de Andrey, Marya. Su matrimonio simboliza los valores prosaicos centrales de la novela.

Los ensayos de Guerra y Paz, que comienzan en la segunda mitad del libro, satirizan todos los intentos de formular leyes generales de la historia y rechazan los supuestos poco meditados que sustentan todas las narrativas históricas. Para Tolstoi, la historia, como la batalla, es esencialmente el producto de la contingencia, no tiene dirección y no encaja en ningún patrón. Las causas de los acontecimientos históricos son infinitamente variadas y para siempre incógnitas, por lo que la escritura histórica, que pretende explicar el pasado, necesariamente lo falsifica. La forma de las narrativas históricas no refleja el curso real de los acontecimientos, sino los criterios esencialmente literarios establecidos por las narrativas históricas anteriores.

Según los ensayos de Tolstoi, los historiadores también cometen una serie de otros errores estrechamente relacionados. Presumen que la historia está formada por los planes e ideas de los grandes hombres —ya sean generales, líderes políticos o intelectuales como ellos— y que su dirección está determinada en momentos dramáticos que conducen a decisiones importantes. De hecho, sin embargo, la historia se hace por la suma total de un número infinito de pequeñas decisiones tomadas por la gente común, cuyas acciones son demasiado insignificantes para ser documentadas.

Como explica Tolstoi, presumir que los grandes acontecimientos hacen historia es como concluir desde una vista de una región lejana donde sólo se ven las copas de los árboles, que la región no contiene nada más que árboles. Por lo tanto, la novela de Tolstoi ofrece a sus lectores innumerables ejemplos de pequeños incidentes que ejercen una influencia diminuta, lo cual es una de las razones por las que la Guerra y la Paz es tan larga. La creencia de Tolstoi en la eficacia de lo ordinario y la inutilidad de la construcción de sistemas lo puso en oposición a los pensadores de su tiempo. Sigue siendo uno de los aspectos más controvertidos de su filosofía.

La felicidad no depende de las cosas exteriores, sino de la forma en que las vemos.

Anna Karenina

En Anna Karenina (1875-77) Tolstoi aplicó estas ideas a la vida familiar. La primera frase de la novela, que indica su preocupación por lo doméstico, es quizás la más famosa de Tolstoi: “Todas las familias felices se parecen entre sí; cada familia infeliz es infeliz a su manera”. Anna Karenina entreteje las historias de tres familias: los Oblonsky, los Karenins y los Levins.

Todas las familias felices son iguales; cada familia infeliz, es infeliz a su manera.

La novela comienza en los Oblonskys, donde la sufrida esposa Dolly ha descubierto la infidelidad de su genial y sibarita marido Stiva. En su bondad, cuidado de su familia y preocupación por la vida cotidiana, Dolly es la brújula moral de la novela. Por el contrario, Stiva, aunque nunca desea el mal, desperdicia recursos, descuida a su familia y considera el placer como el propósito de la vida. La figura de Stiva está quizás diseñada para sugerir que el mal, nada menos que el bien, deriva en última instancia de las pequeñas elecciones morales que los seres humanos hacen momento a momento.

biobibliografia leon tolstoi
Ana Karénina fue una de las obras más improtantes del escritor ruso y se ha convertido en una obra clave de la literatura rusa y universal

La hermana de Stiva, Anna, comienza la novela como la fiel esposa del rígido, poco romántico, pero por lo demás decente ministro de gobierno Aleksey Karenin y la madre de un niño pequeño, Seryozha. Pero Anna, que se imagina como la heroína de una novela romántica, se permite enamorarse de un oficial, Aleksey Vronsky. Educándose a sí misma para ver sólo lo peor de su marido, finalmente lo deja a él y a su hijo para vivir con Vronsky. A lo largo de la novela, Tolstoi indica que la idea romántica del amor, que la mayoría de la gente identifica con el amor mismo, es totalmente incompatible con el tipo superior de amor, el amor íntimo de las buenas familias.

A medida que avanza la novela, Anna, que sufre remordimientos de conciencia por abandonar a su marido y a su hijo, desarrolla el hábito de mentirse a sí misma hasta alcanzar un estado de casi locura y de total separación de la realidad. Por fin se suicida arrojándose bajo un tren. El darse cuenta de que puede haber estado pensando en la vida incorrectamente le llega sólo cuando está tumbada en la pista, y es demasiado tarde para salvarse a sí misma.

La tercera historia tiene que ver con Kitty, la hermana de Dolly, quien primero imagina que ama a Vronsky pero luego reconoce que el verdadero amor es el sentimiento íntimo que tiene por el viejo amigo de su familia, Konstantin Levin. Su historia se centra en el noviazgo, el matrimonio y los incidentes ordinarios de la vida familiar, que, a pesar de muchas dificultades, dan forma a la felicidad real y a una existencia significativa. A lo largo de la novela, Levin se ve atormentado por cuestiones filosóficas sobre el significado de la vida frente a la muerte. Aunque estas preguntas nunca son respondidas, desaparecen cuando Levin comienza a vivir correctamente dedicándose a su familia y al trabajo diario. Al igual que su creador Tolstoi, Levin considera que los sistemas de los intelectuales son espurios e incapaces de aceptar la complejidad de la vida.

Es mucho mejor hacer el bien de una manera que nadie sepa nada al respecto.

Tanto Guerra y Paz como Anna Karenina promueven la idea de que la ética nunca puede ser una cuestión de reglas atemporales aplicadas a situaciones particulares. Más bien, la ética depende de una sensibilidad, desarrollada a lo largo de la vida, hacia personas particulares y situaciones específicas. La preferencia de Tolstoi por las particularidades por encima de las abstracciones se describe a menudo como el sello de su pensamiento.

Ficción después de 1880

La ficción de Tolstoi después de Anna Karenina puede dividirse en dos grupos. Escribió varios cuentos morales para la gente común, incluyendo Donde está el amor, está Dios (1885) , Lo que vive la gente (1882), y Cuánta tierra necesita un hombre (1885), una historia que el novelista irlandés James Joyce alabó extravagantemente por ser “la más grande de las historias que conoce la literatura del mundo”.

lev tolstoi biobibliografia
Tolstói hacia 1900

Para la gente educada, Tolstoi escribió ficción que era realista y muy didáctica. Algunas de estas obras tienen un éxito brillante, especialmente La muerte de Iván Ilych (1886), una novela que describe la realización gradual de un hombre que se está muriendo y que su vida ha sido desperdiciada por trivialidades. El padre Sergey (1898), que puede ser tomado como la autocrítica de Tolstoi, cuenta la historia de un hombre orgulloso que quiere ser santo pero descubre que la santidad no puede ser buscada conscientemente.

El gobierno es una asociación de hombres que ejercen violencia sobre todos los demás.

Considerado como un gran hombre santo, Sergey se da cuenta de que su reputación es infundada; advertido por un sueño, escapa de incógnito para buscar a una mujer sencilla y decente a la que había conocido cuando era niño. Por fin aprende que no él, sino ella, es la santa, que la santidad no se consigue imitando un modelo, y que los verdaderos santos son personas corrientes que no son conscientes de su propia bondad prosaica. Por lo tanto, esta historia parece criticar las ideas que Tolstoi adoptó después de su conversión desde la perspectiva de sus grandes novelas anteriores.

En 1899 Tolstoi publicó su tercera novela larga, Resurrección; usó las regalías para pagar el transporte de una secta religiosa perseguida, los Dukhobors, a Canadá. El héroe de la novela, el ocioso aristócrata Dmitry Nekhlyudov, se encuentra en un jurado donde reconoce a la acusada, la prostituta Katyusha Maslova, como una mujer a la que una vez sedujo, precipitando así su vida de crimen. Después de que es condenada a prisión en Siberia, decide seguirla y, si ella está de acuerdo, casarse con ella. En el intercambio más notable de la novela, ella le reprocha su hipocresía: “una vez que usted obtuvo su placer de mí, y ahora quiere obtener su salvación de mí” ella le dice. Ella se niega a casarse con él, pero, cuando la novela termina, Nekhlyudov logra un despertar espiritual cuando por fin entiende las verdades de Tolstoya, especialmente la futilidad de juzgar a los demás. Las secciones más celebradas de la novela satirizan a la iglesia y al sistema de justicia, pero la obra es considerada generalmente como marcadamente inferior a Guerra y paz y Anna Karenina.

La conversión de Tolstoi lo llevó a escribir un tratado y varios ensayos sobre arte. A veces expresaba de forma más extrema las ideas que siempre había tenido (como su aversión a imitar las escuelas de moda), pero otras veces apoyaba ideas que eran incompatibles con sus propias novelas anteriores, las cuales rechazaba. En ¿Qué es el arte? (1898) argumentó que el verdadero arte requiere una apreciación sensible de una experiencia particular, un sentimiento muy específico que se comunica al lector no por proposiciones sino por “infección”. En opinión de Tolstoi, la mayoría de las obras de arte más famosas se derivan de la falta de experiencia real, sino más bien de la imitación inteligente del arte existente. Por lo tanto, se trata de obras “falsas” que en realidad no son arte. Tolstoi divide además el verdadero arte en bueno y malo, dependiendo de la sensibilidad moral con la que una obra determinada infecta a su público. Condenando las obras maestras más reconocidas, incluyendo las obras de William Shakespeare, así como sus propias grandes novelas, ya sean falsificadas o malas, Tolstoi destacó para alabanza la historia bíblica de José y, entre las obras rusas, La casa de los muertos (1861-62) de Fyodor Dostoyevsky y algunas historias de su joven amigo Anton Chéjov. Sin embargo, le pareció bien el drama de Chejov y, en una célebre ocurrencia, una vez le dijo a Chejov que sus obras eran aún peores que las de Shakespeare.

La miró como un hombre podría mirar una flor desteñida que había arrancado, en la que le resultaba difícil rastrear la belleza que lo había hecho elegir y destruirla.

Conversión y creencias religiosas

Al terminar Anna Karenina, Tolstoi cayó en un profundo estado de desesperación existencial, que describe en su Mi Confesión (1884). Toda actividad parecía totalmente inútil ante la muerte, y Tolstoi, impresionado por la fe de la gente común, se volvió a la religión. Atraído al principio a la iglesia ortodoxa rusa en la que había nacido, rápidamente decidió que ésta, y todas las demás iglesias cristianas, eran instituciones corruptas que habían falsificado completamente el verdadero cristianismo. Habiendo descubierto lo que creía que era el mensaje de Cristo y habiendo superado su miedo paralizante a la muerte, Tolstoi dedicó el resto de su vida a desarrollar y propagar su nueva fe. Fue excomulgado de la iglesia ortodoxa rusa en 1901.

A principios de la década de 1880 escribió tres obras estrechamente relacionadas, Un examen de teología dogmática (1880), Unión y traducción de los cuatro evangelios (1881), ¿En qué creo yo? (1884); más tarde añadió El Reino de Dios está dentro de ti (1893) y muchos otros ensayos y tratados.

leon tolstoi biobibliografia
Tolstói con sus criados haciendo trabajo manual que llegó a valorar más que el intelectual

En resumen, Tolstoi rechazó todos los sacramentos, todos los milagros, la Santísima Trinidad, la inmortalidad del alma, y muchos otros principios de la religión tradicional, todos los cuales él consideraba ofuscaciones del verdadero mensaje cristiano contenido, especialmente, en el Sermón de la Montaña. Rechazó el Antiguo Testamento y gran parte del Nuevo, por lo que, después de estudiar griego, compuso su propia versión “corregida” de los Evangelios. Para Tolstoi, “el hombre Jesús”, como él lo llamaba, no era el hijo de Dios, sino sólo un hombre sabio que había llegado a un verdadero relato de la vida. El rechazo de Tolstoi al ritual religioso contrasta marcadamente con su actitud en Anna Karenina, donde la religión no es vista como una cuestión de dogma sino de formas tradicionales de la vida cotidiana.

Lo incorrecto no deja de estar mal porque la mayoría participa en él.

Dicho de manera positiva, el cristianismo de las últimas décadas de Tolstoi enfatizó cinco principios: no enojarse, no lujuriar, no prestar juramento, no resistir el mal, y amar a los enemigos. La no resistencia al mal, la doctrina que inspiró a Gandhi, no significaba que el mal debe ser aceptado, sino que no puede ser combatido con medios malignos, especialmente la violencia. Así, Tolstoi se convirtió en pacifista. Debido a que los gobiernos dependen de la amenaza de la violencia para hacer cumplir sus leyes, Tolstoi también se convirtió en una especie de anarquista. Instó a sus seguidores no sólo a rechazar el servicio militar, sino también a abstenerse de votar o de recurrir a los tribunales. Por lo tanto, tuvo que pasar por un conflicto interno considerable cuando llegó el momento de hacer su testamento o de utilizar las regalías garantizadas por los derechos de autor, incluso para las buenas obras. En general, se puede decir que Tolstoi era muy consciente de que no lograba vivir de acuerdo con sus enseñanzas.

Tolstoi basó la prescripción contra los juramentos (incluidas las promesas) en una idea adaptada de sus primeros trabajos: la imposibilidad de conocer el futuro y, por tanto, el peligro de atarse de antemano. El mandamiento contra la lujuria le llevó finalmente a proponer (en su epílogo a La sonata de Kreytserova [1891], una novela oscura sobre un hombre que asesina a su esposa) la abstinencia total como un ideal. Su esposa, ya preocupada por sus tensas relaciones, se opuso. Al defender sus ideas más extremas, Tolstoi comparó al cristianismo con una lámpara que no es estacionaria sino que es llevada por los seres humanos; ilumina cada vez nuevos reinos morales y revela ideales cada vez más elevados a medida que la humanidad progresa espiritualmente.

Últimos años

Con la notable excepción de su hija Aleksandra, a quien convirtió en su heredera, la familia de Tolstoi permaneció distante u hostil a sus enseñanzas. Su esposa estaba especialmente resentida por la presencia constante de discípulos, dirigidos por el dogmático V.G. Chertkov, en Yasnaya Polyana. Su otrora feliz vida se había convertido en uno de los matrimonios malos más famosos de la historia de la literatura. La historia de su dogmatismo y su afición por las escenas ha excitado a numerosos biógrafos a tomar un bando u otro. Debido a que ambos llevaban diarios y, de hecho, intercambiaban y comentaban los diarios del otro, sus disputas están demasiado bien documentadas.

El único conocimiento absoluto que puede alcanzar el hombre, es que la vida no tiene sentido.

Atormentado por su situación doméstica y por la contradicción entre su vida y sus principios, en 1910 Tolstoi escapó de incógnito de Yasnaya Polyana, acompañado por Aleksandra y su médico. A pesar de su sigilo y su deseo de privacidad, la prensa internacional pronto pudo informar sobre sus movimientos. En pocos días, contrajo neumonía y murió de insuficiencia cardíaca en la estación de ferrocarril de Astapovo.

Lev Tolstói 2
El conde Lev Nikolaevich Tolstói

Las últimas obras de Tolstoi también incluyen un drama satírico, El cadáver viviente (1900), y una conmovedora obra sobre la vida campesina, El poder de las tinieblas (1886). Tras su muerte, salieron a la luz una serie de obras inéditas, entre las que destaca la novela Hadji-Murad (1904), una brillante narración sobre el Cáucaso que recuerda a la primera ficción de Tolstoi.

Legado

En contraste con otros escritores psicológicos, como Dostoyevski, que se especializó en procesos inconscientes, Tolstoi describió la vida mental consciente con una maestría sin igual. Su nombre se ha convertido en sinónimo de apreciación de la contingencia y del valor de la actividad diaria. Oscilando entre el escepticismo y el dogmatismo, Tolstoi exploró los enfoques más diversos de la experiencia humana. Sobre todo, sus grandes obras, Guerra y Paz y Anna Karenina, perduran como la cima de la ficción realista.

Estilos y temas literarios

En sus obras anteriores a Guerra y Paz y Ana Karenina, Tolstoi se preocupó en gran medida por representar lo que veía a su alrededor en el mundo, particularmente en la intersección de las esferas pública y privada, pero estas dos contaron historias épicas con serios fundamentos filosóficos.

Guerra y Paz dedicó un tiempo significativo a criticar la narración de la historia, argumentando que son los eventos más pequeños los que hacen la historia, no los grandes eventos y los héroes famosos. Anna Karenina, por su parte, se centra en temas personales como la traición, el amor, la lujuria y los celos, así como en observar de cerca las estructuras de la sociedad rusa, tanto en las altas esferas de la aristocracia como entre el campesinado.

Más tarde en la vida, los escritos de Tolstoi se convirtieron en los explícitamente religiosos, morales y políticos. Escribió extensamente sobre sus teorías del pacifismo y el anarquismo, que también se relacionaban con su interpretación altamente individualista del cristianismo.

A veces no sabía lo que temía, lo que deseaba: si temía o deseaba lo que había sido o lo que sería, y precisamente lo que deseaba, no lo sabía.

Los textos de Tolstoi de sus épocas posteriores ya no eran novelas con temas intelectuales, sino ensayos sencillos, tratados y otras obras de no ficción. El ascetismo y la obra de la perfección interior estaban entre las cosas que Tolstoi defendía en sus escritos.

Sin embargo, Tolstoi se involucró políticamente, o al menos expresó públicamente sus opiniones sobre los principales temas y conflictos del momento. Escribió en apoyo de los rebeldes boxeadores durante la Rebelión de los Boxeadores en China, condenando la violencia de las tropas rusas, americanas, alemanas y japonesas. Escribió sobre la revolución, pero la consideraba una batalla interna que debía librarse dentro de las almas individuales, en lugar de un derrocamiento violento del Estado.

A lo largo de su vida, Tolstoi escribió en una gran variedad de estilos. Sus novelas más famosas contenían prosa arrolladora en algún lugar entre el estilo realista y el modernista, así como un estilo particular de barrer sin fisuras desde descripciones cuasicinemáticas, detalladas pero masivas, hasta los detalles de las perspectivas de los personajes.

Más tarde, al pasar de la ficción a la no ficción, su lenguaje se volvió más abiertamente moral y filosófico.

Bibliografía León Tolstói

Como hemos visto, la obra de Lev Tolstói fue vasta y variada. Novelas, cuentos y ensayos ocuparon su gran capacidad creativa e intelectual. Esta es la bibliografía de Tolstói, es decir, todas las obras del escritor ruso.

Novelas

  • Infancia (1852)
  • Adolescencia (1854)
  • Juventud (1856)
  • Felicidad conyugal (1858)
  • Los cosacos (1863)
  • Guerra y paz (1865-1869)
  • Ana Karenina (1875-1877) [mira el video reseña de Ana Karénina]
  • La muerte de Iván Ilich (1886)
  • La sonata a Kreutzer (1889)
  • Resurrección (1899)
  • El cupón falso (1911, póstuma)
  • Hadji Murat (1912, póstuma)

Cuentos

  • La redada, también conocido como La correría o La incursión (1852)
  • Relatos de Sebastopol (1855): Sebastopol en diciembre, Sebastopol en mayo y Sebastopol en agosto de 1855.
  • La tormenta de nieve (1856)
  • Dos húsares (1856)
  • De los recuerdos del Cáucaso. Degradado (1856)
  • La mañana del terrateniente (1856)
  • De las memorias del príncipe D. Nejliúdov. Lucerna (1857)
  • Albert (1858)
  • Tres muertes (1859)
  • Políkushka (1863)
  • Dos húsares (1866)
  • El prisionero del Cáucaso (1872)
  • Qué hace vivir a los hombres (1881)
  • Las memorias de un loco (1884)
  • Iliás (1885)
  • Iván el tonto (1885)
  • Los dos hermanos y el oro (1885)
  • Donde está el amor está Dios (1885)
  • ¿Cuánta tierra necesita un hombre? (1885)
  • Los tres eremitas (1885)
  • Los dos ancianos (1885)
  • Jolstomer (Historia de un caballo) (1886)
  • Una oportunidad perdida (1889)
  • Amo y criado (1895)
  • El padre Sergio (1898)
  • Después del baile (1903)
  • El rey asirio Asarjadón (1903)
  • Tres cuestiones (1903)
  • Aliosha Puchero (1905)
  • Kornéi Vasíliev (1905)
  • La oración (1905)
  • Divino y humano (1905)
  • Buda (1908)
  • El lobo (1908)
  • Canciones en la aldea (1909)
  • El diablo (1911) (póstumo)

Literatura educativa y manuales didácticos

  • El ABC (1872)
  • Nuevo abecedario (1875)
  • Aritmética (1875)
  • Primer libro ruso de lectura (1875)
  • Segundo libro ruso de lectura (1875)
  • Tercer libro ruso de lectura (1875)
  • Cuarto libro ruso de lectura (1875)

Obras religiosas y filosóficas

  • Confesión (1884)
  • ¿Cuál es mi fe? (1884)
  • El reino de Dios está en vosotros (1894)
  • El evangelio abreviado (1894)
  • El camino de la vida (1910)

Ensayos (selección)

  • El primer peldaño (1891).
  • Iglesia y Estado (1891).
  • No puedo callarme.
  • ¿Qué es el arte? (1897).
  • Cantando por mi vida.
  • La escuela de Yásnaia Poliana.
  • El origen del mal.
  • La esclavitud de nuestro tiempo (1909).

Frases de León Tolstói

Ahora sentía que no solo estaba cerca de ella, sino que no sabía dónde terminaba y comenzaba ella.

La música es la abreviatura de la emoción.

Decir la verdad es muy difícil, y los jóvenes rara vez son capaces de hacerlo.

Los historiadores son como personas sordas que siguen respondiendo preguntas que nadie les ha hecho.

Cualquiera que sea nuestro destino o lo que sea, lo hemos logrado y no podemos quejamos.

Habrá hoy, habrá mañana, siempre habrá, y hubo ayer, y hay un día antes…

Escribir leyes es fácil, pero gobernar es difícil.

Me alegra que me veas tal como soy. Sobre todo, no me gustaría que la gente piense que quiero probar algo. No quiero probar nada, solo quiero vivir; no causar mal a nadie más que a mí mismo. Tengo ese derecho, ¿no?

 Para mí, el mundo entero está dividido en dos partes: una es donde ella está, y hay toda felicidad, esperanza, luz; el otro es donde ella no está, y hay abatimiento y oscuridad.

El respeto se inventó para cubrir el lugar vacío donde el amor debería estar.

Nada es tan necesario para un hombre joven como la compañía de mujeres inteligentes.

Cada mentira es un veneno; no hay mentiras inofensivas. Solo la verdad es segura. Solo la verdad me da consuelo: es el único diamante irrompible.

Para deshacerse de un enemigo, uno debe amarlo.

Cualquier cosa es mejor que las mentiras y el engaño.

La vida conyugal es una barca que lleva dos personas por un mar tormentoso. Sí uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.

Hay algo en el espíritu humano que sobrevivirá y prevalecerá, hay una pequeña y brillante luz ardiendo en el corazón del hombre que no se apagará sin importar cuán oscuro se vuelva el mundo.

El Reino de Dios está dentro de ti.

¿Cómo puede uno estar bien… cuando uno sufre moralmente?

Si no hubiera sufrimiento, el hombre no conocería sus límites, no se conocería a sí mismo.

Todo lo que podemos saber es que no sabemos nada. Y esa es la cumbre de la sabiduría humana.

Videos

Grabación imagen y voz Tolstói

Tolstói: pensamiento y obra

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

También te podría gustar...

15 Respuestas

  1. 19 marzo, 2020

    […] conde Lev Nikolaévich Tolstói fue uno de los más grandes escritores de todos los tiempos, pero su figura también goza de fama […]

  2. 1 mayo, 2020

    […] en 1850-52 y durante la Guerra de Crimea (en la que Lev Tolstói luchó), contribuyó con muchos artículos sobre asuntos políticos y sociales de actualidad; en […]

  3. 4 octubre, 2020

    […] y eso es especialmente cierto con los poemas. Es muy difícil volver y releer Guerra y Paz de Lev Tólstoi justo después de terminarlo, o Moby Dick de Herman Melville, cualquiera de esos tomos que rompen […]

  4. 16 octubre, 2020

    […] posición única en la literatura mundial. Otros poetas, como Homero y Dante, y novelistas, como León Tolstoi y Charles Dickens, han trascendido las barreras nacionales, pero la reputación viva de ningún […]

  5. 26 octubre, 2020

    […] de la corriente de la conciencia se puede encontrar en las obras del siglo XIX de Edgar Allan Poe, Lev Tolstoi y Ambrose Bierce, entre muchos […]

  6. 17 noviembre, 2020

    […] esta famosa novela del conde Lev Tolstói, el ferrocarril es usado como símbolo del progreso técnico que se introducía a la ruralidad rusa […]

  7. 30 noviembre, 2020

    […] como en El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde. Otros, como La muerte de Iván Ilych de León Tolstoi, sorprenden a un personaje al darse cuenta de que la muerte es inevitable. En una historia como El […]

  8. 8 enero, 2021

    […] Por: Lev Tolstói […]

  9. 8 enero, 2021

    […] Anna Karénina de Lev Tolstói, el ferrocarril actúa como símbolo del “progreso”, pero también de la muerte, simbolizaba la […]

  10. 12 enero, 2021

    […] 🔗 Conoce más sobre la vida y obra de Lev Tólstoi. […]

  11. 1 febrero, 2021

    […] 🔗 Biografía completa de Lev Tolstói. […]

  12. 6 mayo, 2021

    […] ensayo tiene como fin realizar un análisis a la obra La muerte de Iván Ilich, del escritor ruso León Tolstoi (1828-1910), a partir de la perspectiva de la teoría marxista, aplicada a la literatura. En un […]

  13. 8 mayo, 2021

    […] muerte de Iván Ilich es una novela corta del escritor ruso Lev Tólstoi en la que Iván Ilich, un funcionario de la administración zarista cuya principal aspiración, […]

  14. 23 mayo, 2021

    […] Dickens, Anthony Trollope y George Eliot en Inglaterra, Iván Turguéniev, Lev Tolstói y Fiódor Dostoievski en Rusia, William Dean Howells en Estados Unidos y Gottfried Keller y el […]

  15. 15 junio, 2021

    […] que jamás encontrarás. Y si su longitud te intimida, piensa en cómo se sentía el pobre Tolstói que en 1863 se dispuso a escribir una novela corta sobre un disidente político que regresaba de su […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *