Arthur Rimbaud

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

Arthur Rimbaud

¡Se la volvió a encontrar! ¿Qué? La eternidad. Es el sol mezclado al mar.


¿Quién fue Arthur Rimbaud?

Arthur Rimbaud, cuyo nombre completo fue Jean Nicolas Arthur Rimbaud, (20 de octubre de 1854 en Charleville, Francia – 10 de noviembre de 1891 en Marsella), fue un poeta y aventurero francés que ganó renombre en el movimiento simbolista y que influyó notablemente en la poesía moderna.

Libros destacados:

  • Poesías (1863-1869).
  • Cartas del vidente (1871).
  • Una temporada en el infierno (1873).

Generalidades:

  • Fecha de nacimiento:20 de octubre de 1854.
  • Fecha de muerte:  10 de noviembre de 1891.
  • Nacionalidad: francés.
  • Géneros: poesía.

Por favor, ¡Suscríbete al canal de Youtube!

Infancia

Rimbaud creció en Charleville, en la región de las Ardenas, en el noreste de Francia. Era el segundo hijo de un capitán del ejército y la hija de un granjero local. El padre pasó poco tiempo con la familia y finalmente abandonó a los niños al cuidado exclusivo de su madre, una mujer de fuerte voluntad y fanática que puso todas sus ambiciones en su hijo menor, Arthur.

Exteriormente piadoso y obediente, era un niño prodigio y un alumno modelo que asombraba a los profesores del Colegio de Charleville por su brillantez en todas las materias, especialmente en la literatura. Rimbaud era un lector voraz que pronto se familiarizó con los principales escritores franceses del pasado y del presente. Tenía un talento especial para el verso latino, y en agosto de 1870 ganó el primer premio de poesía latina en el Concurso Académico. (Su primer poema publicado había aparecido en enero de 1870 en La Revue pour Tous.)

Rimbaud parecía obsesionado con la poesía, pasando horas haciendo malabares con la rima. Esta firmeza en el oficio de la versificación le dio una confianza completa, incluso arrogante, y la ambición de ser reconocido por los poetas parnasianos actualmente en boga, de los que pronto produjo pastiches virtuosos.

A los 16 años, Rimbaud encontró su propia voz distintiva en poemas cuyos sentimientos oscilan entre dos extremos: la rebelión contra un ambiente represivo de la ciudad natal y un deseo apasionado de libertad y aventura. Todo el odio y el anhelo del adolescente infeliz está en estos poemas, que ya son obras notables. Expresan su disgusto por las limitaciones de la vida en un pueblo pequeño, sus hipocresías, su autosatisfacción y apatía. Los clichés del sentimentalismo y, cada vez más, la propia religión se convierten en blanco de un cinismo feroz.

Igualmente resuena el lenguaje lírico que expresa el anhelo de libertad y trascendencia de Rimbaud. Basado en impresiones sensoriales exquisitamente percibidas, las imágenes de estos poemas expresan un anhelo de unión sensual con el mundo natural. Estos primeros poemas son característicamente Rimbaldinos en su franqueza y poder.

Rimbaud había comenzado a interesarse en la política cuando comenzó la guerra franco-alemana en julio de 1870. Al estallar la guerra, la escuela de Charleville cerró, un evento que marcó el fin de su educación formal. La guerra sirvió para intensificar la rebeldía de Rimbaud; los elementos de blasfemia y escatología en su poesía se hicieron más intensos, el tono más estridente y las imágenes más grotescas e incluso alucinantes. Leyendo ampliamente en la biblioteca de la ciudad, Rimbaud pronto se involucró con la teoría socialista revolucionaria. En un intento impulsivo de poner en práctica sus esperanzas de revolución, se escapó a París en agosto, pero fue arrestado en la estación por viajar sin billete.

Después de un breve período en prisión, vagó por el norte de Francia y Bélgica durante varios meses. Su madre hizo que la policía lo llevara de vuelta a Charleville, pero en febrero de 1871 volvió a huir a París como voluntario de las fuerzas de la Comuna de París, que entonces estaba sitiada por las tropas regulares francesas. Después de tres frustrantes semanas allí, volvió a casa justo antes de que la Comuna de París fuera suprimida sin piedad.

El colapso de sus apasionados ideales políticos parece haber sido un punto de inflexión para Rimbaud. A partir de ahora, declara en dos cartas importantes (13 y 15 de mayo de 1871), que ha renunciado a la idea de “trabajo” (es decir, a la acción) y que, habiendo reconocido su verdadera vocación, se dedicará con toda su energía a su papel de poeta.

Visión poética

Rimbaud quería servir como un profeta, un visionario, o, como él lo dijo, un viajero (“vidente”). Había llegado a creer en una fuerza vital universal que informa o subyace a toda la materia. Esta fuerza espiritual, a la que Rimbaud se refirió simplemente como “l’inconnu” (“lo desconocido”), sólo puede ser percibida por unos pocos elegidos. Rimbaud se propuso la tarea de esforzarse por “ver” este desconocido espiritual y permitir que su conciencia individual sea asumida y utilizada por ella como un mero instrumento. Entonces debería ser capaz de transmitir (por medio de la poesía) esta música del universo a sus semejantes, despertándolos espiritualmente y conduciéndolos hacia el progreso social.

Rimbaud no había renunciado a sus ideales sociales, pero ahora pretendía realizarlos a través de la poesía. Primero, sin embargo, tenía que calificarse para la tarea, y acuñó una frase ahora famosa para describir su método: “le dérèglement de tous les sens” (“el desorden de todos los sentidos”). Rimbaud pretendía socavar sistemáticamente el funcionamiento normal de sus sentidos para poder alcanzar visiones de lo “desconocido”. En un martirio voluntario se sometería al ayuno y al dolor, tomaría alcohol y drogas, e incluso cultivaría la alucinación y la locura para expandir su conciencia.

En sus intentos de comunicar sus visiones al lector, Rimbaud se convirtió en uno de los primeros poetas modernos en romper las limitaciones de las formas métricas tradicionales y las reglas de versificación que ya había dominado tan brillantemente. Decidió dejar que sus visiones determinaran la forma de sus poemas, y si las visiones no tenían forma, entonces los poemas tampoco la tendrían. Empezó a permitir que las imágenes y sus asociaciones determinaran la estructura de sus nuevos poemas, como el misterioso soneto “Voyelles” (“Vocales”).

Considera suscríbirte al canal de Youtube.

Rimbaud biobibliografias
Cubierta de la primera edición de las Poésies complètes de Rimbaud.

Obras principales

A finales de agosto de 1871, por consejo de un amigo literario de Charleville, Rimbaud envió al poeta Paul Verlaine muestras de su nueva poesía. Verlaine, impresionado por su brillantez, convocó a Rimbaud a París y envió el dinero para su viaje. En una explosión de confianza en sí mismo, Rimbaud compuso “Le Bateau ivre” (“El barco borracho”). Este es quizás su mejor poema, y uno que demuestra claramente lo que su método podría lograr. Ostensiblemente, “Le Bateau ivre” describe el viaje del viajero en un barco borracho que se ha liberado de todas las limitaciones y se ha lanzado de cabeza a un mundo de mar y cielo que está lleno de los ritmos eróticos de una fuerza dinámica universal. El propio viajero está en una búsqueda extática de algún ideal innominado que parece vislumbrar a través del tumulto acuático. Pero los monstruos amenazan, el sueño se rompe en un cataclismo universal, el cansancio y la autocompasión se apoderan de él, y tanto el barco como el viajero capitulan.

Aquí Rimbaud tuvo éxito en su objetivo de hacer coincidir la forma con la visión. Un ritmo fuerte impulsa el poema hacia adelante a través de los versos, con rimas internas y repeticiones excitadas que aumentan la aliteración como con el oleaje del mar imaginado. Imágenes de sorprendente vivacidad pasan de largo y se funden inesperadamente entre sí con la fugaz claridad de las alucinaciones, y la evocación poética de los colores, el movimiento y la sensación de las aguas tiran directamente a los sentidos del lector.

Rimbaud ya era un poeta maravilloso, pero su comportamiento en París era atroz. Llegó allí en septiembre de 1871, permaneció tres meses con Verlaine y su esposa, y conoció a la mayoría de los poetas conocidos de la época, pero los enfrentó a todos —excepto al propio Verlaine— por su rudeza, arrogancia y obscenidad. Embarcándose en una vida de bebida y libertinaje, se vio envuelto en una relación homosexual con Verlaine que dio lugar a un escándalo. Los dos hombres pronto fueron vistos en público como amantes, y Rimbaud fue culpado por romper el matrimonio de Verlaine. En marzo de 1872, mientras estaba atormentado por la pasión violenta, los celos y la culpa y en un estado de disolución física, Rimbaud regresó a Charleville para que Verlaine pudiera intentar una reconciliación con su esposa.

Rimbaud sugeriría más tarde que estaba cerca de la muerte en ese momento, y el grupo de delicados y tenues poemas que escribió entonces —ahora conocidos como Derniers Vers (“Últimos Versos”)— expresan su anhelo de purificación a través de todo este sufrimiento. Aún tratando de adaptar la forma a la visión, expresa su anhelo de regeneración espiritual en formas de versos reducidos que son patrones casi abstractos de alusividad musical y simbólica. Estos poemas muestran claramente la influencia de Verlaine. En esta época Rimbaud también compuso la obra que Verlaine llamó su obra maestra, “La Chasse spirituelle” (“La caza espiritual”), cuyo manuscrito desapareció cuando los dos poetas fueron a Inglaterra. Rimbaud abandonó virtualmente la composición de versos; en adelante la mayor parte de su producción literaria consistirá en poemas en prosa.

En mayo de 1872, Rimbaud fue llamado a París por Verlaine, quien dijo que no podía vivir sin él. Ese julio, Verlaine abandonó a su esposa e hijo y huyó con Rimbaud a Londres, donde pasaron el invierno siguiente. Durante este invierno Rimbaud compuso una serie de 40 poemas en prosa a los que dio el título de Iluminaciones. Estos son su intento más ambicioso de desarrollar nuevas formas poéticas a partir del contenido de sus visiones.

Las Iluminaciones consisten en una serie de cuadros teatrales en los que Rimbaud crea un mundo de fantasía primitivo, un universo imaginario completo con su propia mitología, sus propios seres cuasi divinos, sus propias ciudades, todo ello representado en imágenes caleidoscópicas que tienen la viveza de las alucinaciones. En este marco se desarrolla el drama de las diferentes etapas de la vida de Rimbaud. Se ve a sí mismo formulando sus sueños; se aclama su descubrimiento del hachís como método para inducir visiones; su consiguiente angustia de pesadilla se revive en imágenes arremolinadas y sintaxis enrevesada; y su relación amorosa con Verlaine se recuerda en imágenes y símbolos crípticos.

En las Iluminaciones Rimbaud alcanzó la altura de su originalidad y encontró la forma que mejor se adaptaba a su estilo elíptico y esotérico. Despojó al poema en prosa de su contenido anecdótico, narrativo y descriptivo y utilizó las palabras por su poder evocador y asociativo, despojándolas de su significado lógico o de diccionario. Los ritmos hipnóticos, los densos patrones musicales y la pirotecnia visual de los poemas funcionan en contrapunto con el dominio lúdico de Rimbaud de la sintaxis malabarista, la ambigüedad, las referencias etimológicas y literarias y los juegos de palabras bilingües. Un logro único, el uso innovador del lenguaje de los Iluminación influyó enormemente en el desarrollo posterior de la poesía francesa.

En la vida real, la relación entre los dos poetas se estaba volviendo tan tensa y violenta que Verlaine se enfermó físicamente y se perturbó mentalmente. En abril de 1873 Rimbaud lo dejó para volver con su familia, y fue en su granja de Roche, cerca de Charleville, donde comenzó a dedicarse a otra obra importante, Une Saison en enfer (1873; Una temporada en el infierno). Un mes más tarde Verlaine persuadió a Rimbaud para que lo acompañara a Londres. Rimbaud trató a Verlaine con sádica crueldad, y después de más vagabundeos y peleas, se volvió a reunir con Verlaine en Bruselas sólo para hacer una última despedida. Cuando se iba, Verlaine le disparó, hiriéndole en la muñeca. Rimbaud fue hospitalizado, y Verlaine fue arrestado y condenado a dos años de prisión. Rimbaud pronto regresó a Roche, donde terminó Une Saison en enfer.

Une Saison en enfer, que consta de nueve fragmentos de prosa y verso, es un notable trabajo de autoconfesión y examen psicológico. Es muy diferente de las Iluminaciones y de hecho repudia la estética que representan. Rimbaud estaba atravesando una crisis espiritual y moral, y en Une Saison en enfer examina retrospectivamente los infiernos en los que había entrado en busca de experiencia, su pasión culpable e infeliz por Verlaine, y el fracaso de su propia estética demasiado ambiciosa. El poema consiste en una serie de escenas en las que el narrador interpreta varios papeles, lo que parece una terapia necesaria para un joven que todavía está buscando una identidad auténtica y unificada. Dentro de estas escenas un cambio de humor sigue un patrón dialéctico, empujando hacia adelante a través de tendencias opuestas hacia un tercer término que marca otro paso hacia la liberación. Cada paso se presenta de forma altamente dramática y es tratado con desapego y una característica e ironía cortante.

La ironía culmina con el relato de Rimbaud sobre sus esfuerzos literarios excesivamente idealistas. Una vez que estas locuras han sido revividas, las secciones restantes exploran diferentes rutas posibles hacia la salvación moral. El cultivo de la mente, la conversión religiosa y otras rutas son probadas pero luego descartadas. En la sección final del libro, “Adieu” (“Adiós”), Rimbaud echa una mirada nostálgica hacia atrás a su vida pasada y luego sigue adelante, declarando que su batalla espiritual ha sido ganada. Contempla un futuro en el que puede “poseer la verdad en un alma y un cuerpo”. La enigmática ambigüedad de esta declaración final es característica de Rimbaud. Tal vez implica tanto una postura más sana y realista hacia la vida como una curación de la división entre cuerpo y alma que tanto lo había atormentado.

Adieu” a veces ha sido leído como el adiós de Rimbaud a la escritura creativa. Fue ciertamente un adiós a la escritura visionaria y apocalíptica del viajero. En febrero de 1874 Rimbaud regresó a Londres en compañía de Germain Nouveau, un compañero poeta. Allí copiaron algunas de las Iluminaciones. Rimbaud regresó a casa por Navidad y pasó su tiempo allí estudiando matemáticas y lenguas. Su último encuentro con Verlaine, a principios de 1875, terminó en una violenta disputa, pero fue entonces cuando le dio a Verlaine el manuscrito de las Iluminaciones.

¡Suscríbete al canal de Youtube!

Rimbaud
Rimbaud a los 15 años de edad (1870).

Últimos años

El resto de la vida de Rimbaud, desde el punto de vista literario, fue el silencio. En 1875 se puso en marcha para ver el mundo, y en 1879 había cruzado los Alpes a pie, se unió y desertó del ejército colonial holandés en las Indias Orientales, visitó Egipto y trabajó como obrero en Chipre, sufriendo en todos los casos enfermedades u otras dificultades. En 1880 encontró un empleo al servicio de un comerciante de café en Adén (actualmente en el Yemen), que lo envió a Hārer (actualmente en Etiopía). Se convirtió en el primer hombre blanco que viajó a la región de Ogaden, en Etiopía, y su informe de esta expedición fue publicado por la Sociedad Nacional de Geografía de Francia en 1884.

Con el tiempo Rimbaud se estableció como explorador y comerciante en Etiopía, viajando por el interior y en un momento dado vendiendo armas a Menilek II, rey de Shewa (Shoa), que se convirtió en emperador de ese país en 1889. El don de Rimbaud para los idiomas y su trato humano con los etíopes le hicieron popular entre ellos. Se mantuvo en contacto con su familia mediante frecuentes cartas en las que se quejaba constantemente de las duras condiciones de su vida cotidiana. Todo rastro de su asombroso don literario había desaparecido; su ambición ahora era simplemente acumular tanto dinero como fuera posible y luego regresar a casa a vivir en el ocio.

Durante este período de expatriación, Rimbaud se había hecho conocido como poeta en Francia. Verlaine había escrito sobre él en Les Poètes maudits (1884) y había publicado una selección de sus poemas. Estos habían sido recibidos con entusiasmo, y en 1886, incapaz de descubrir dónde estaba Rimbaud o de obtener una respuesta de él, Verlaine publicó los poemas en prosa, bajo el título Iluminaciones, y otros poemas en verso, en la revista simbólica La Vogue, como la obra del “difunto Arthur Rimbaud”. No se sabe si Rimbaud vio alguna vez estas publicaciones. Pero ciertamente sabía de su creciente fama después de la aparición de Les Poètes maudits, ya que en 1885 recibió una carta de un antiguo compañero de escuela, Paul Bourde, que le habló de la moda de sus poemas entre los poetas de vanguardia.

Rimbaud hizo una fortuna considerable en Etiopía, pero en febrero de 1891 desarrolló un tumor en su rodilla. Fue enviado de vuelta a Francia, y poco después de llegar a Marsella le tuvieron que amputar la pierna derecha. En julio volvió a la granja familiar de Roche, donde su salud empeoró progresivamente. En agosto de 1891 emprendió un viaje de pesadilla a Marsella, donde le diagnosticaron un cáncer. Soportó un tratamiento agonizante en el hospital de allí y murió, según su hermana Isabelle, después de haberse confesado con un sacerdote.

Legado

La extraordinaria vida de Rimbaud, con sus triunfos precoces, sus escándalos temerarios, su inexplicable ruptura con la literatura y sus aventuras mercenarias en exóticos lugares de África, sigue excitando la imaginación popular. Los críticos han dotado a su personaje de las cualidades de un mártir-santo, un rebelde arquetípico y un vándalo de mala reputación. Lo que es incontrovertible es el alcance de la contribución de Rimbaud a la literatura francesa moderna.

Muchos poetas del siglo XX fueron influenciados por el poder dionisíaco de su verso y su liberación del lenguaje de las limitaciones de la forma. Los ideales visionarios de Rimbaud también resultaron atractivos; su “desconocido”, algo domesticado en la forma del inconsciente individual, se convirtió en el coto de caza de los surrealistas, y sus técnicas de libre asociación y juego de lenguaje, que ellos explotaron tan libremente, se utilizaron ampliamente. Rimbaud, el niño prodigio que fue tan pródigo de su genio, resultó ser uno de los padres fundadores del modernismo.

¡Suscríbete al canal de Youtube!

Mejores poemas Rimbaud

  • El barco ebrio.
  • Vocales.
  • Mi bohemia.
  • El corazón atormentado.
  • Ofelia.

Mejores frases Arthur Rimbaud

Una temporada en el infierno(1873)

La honestidad de la mendicidad me aturde.

Espero a Dios como golosina.

La moral es la debilidad del cerebro.

Hay que ser absolutamente moderno.

¡La hemos vuelto a hallar! ¿Qué? La Eternidad…. Es la mar mezclada con el sol.

Tanta paciencia tuve que todo lo he olvidado.

La vida florece por el trabajo, vieja verdad.

Si me explicase sus tristezas, ¿Las comprendería mejor que sus sarcasmos? Me ataca, pasa horas enteras avergonzándome por todo lo que pudo conmoverme en el mundo, y se indigna si lloro.

Yo me creo en el infierno, por lo tanto estoy en él. Es el cumplimiento del catecismo. Soy esclavo de mi bautismo. Padres míos, habéis he cho mi desgracia y la vuestra. ¡Pobre inocente! –El infierno no puede atacar a los paganos.

Iluminaciones(1886)

Soy un inventor de muy distinto mérito que todos los que me han precedido; incluso un músico, que ha encontrado algo así como la clave del amor.

Yo debería tener un infierno para mi cólera, un infierno para mi orgullo, y el infierno de las caricias; un concierto de infiernos.

Ver lo invisible, oír lo inaudible.

Soy el santo, orando en la terraza, como las bestias pacíficas que pacen hasta el mar de Palestina. Soy el sabio del sillón sombrío. Las ramas y la lluvia se lanzan contra la ventana de la biblioteca.

Los senderos son ásperos. Los montículos se cubren de retamas. El aire está inmóvil. ¡Qué lejos los pájaros y las fuentes! Tiene que ser el fin del mundo, si avanzamos.

A nuestro deseo le hace falta la música sabia.

Golpeó una puerta, y, en la plaza de la aldea, el niño hizo girar sus brazos, comprendido por las veletas y los gallos de los campanarios de todas partes, bajo el deslumbrante chubasco.

Soy un efímero y no demasiado descontento ciudadano de una metrópoli creída moderna porque todo gusto conocido ha sido evitado en los mobiliarios y en el exterior de las casas así como en el trazado de la ciudad.

Cambia nuestra suerte, acribilla las plagas comenzando por el tiempo.

Son los conquistadores del mundo buscando la fortuna química personal; el sport y el confort viajan con ellos; llevan la educación de las razas, las clases y las bestias, en ese navío.

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares