¿Qué es el Realismo literario y cuáles son sus características?

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

¿Qué es el Realismo literario y cuáles son sus características? 1

Realismo literario

Definición, historia y cuáles son sus principales exponentes y características…


El movimiento artístico del realismo del siglo XIX supuso un cambio drástico respecto al romanticismo exótico y poético que dominaba el mundo del arte en las décadas anteriores. El realismo literario, en particular, introdujo una nueva forma de escribir y una nueva generación de autores cuya influencia aún puede verse en la literatura estadounidense y en la literatura inglesa hasta nuestros días.

Definición Realismo literario

El realismo literario es un movimiento literario que representa la realidad mediante el retrato de experiencias mundanas y cotidianas tal y como son en la vida real. Representa a personas, lugares e historias familiares, principalmente de las clases media y baja de la sociedad. El realismo literario trata de contar una historia con la mayor veracidad posible en lugar de dramatizarla o romantizarla.

¿Cuál es la historia del realismo literario?

El realismo literario forma parte del movimiento artístico realista que comenzó en la Francia del siglo XIX y duró hasta principios del siglo XX. Comenzó como una reacción al Romanticismo del siglo XVIII y al ascenso de los burgueses en Europa. Se pensaba que las obras del Romanticismo eran demasiado exóticas y que habían perdido el contacto con el mundo real.

Las raíces del realismo literario se encuentran en Francia, donde los escritores realistas publicaron obras realistas en novelas y en forma de folletín en los periódicos.

Principales obras y autores del Realismo literario

El novelista Honoré de Balzac fue el principal precursor del Realismo, dado su intento de crear un retrato detallado y enciclopédico de toda la sociedad francesa en su obra La comedia humana. Pero un programa consciente de Realismo literario no apareció hasta la década de 1850, y entonces se inspiró en la postura estética del pintor Courbet. El periodista francés Champfleury, que había popularizado el estilo pictórico de Courbet, trasladó las teorías de éste a la literatura en Le Réalisme (1857). En este influyente manifiesto crítico, Champfleury afirmaba que el héroe de una novela debía ser un hombre corriente y no una figura excepcional.

File:Madame Bovary 1857 (hi-res).jpg

En 1857 se publicó la novela de Gustave Flaubert Madame Bovary. Este retrato implacablemente objetivo de la mentalidad burguesa, con su examen de todos los matices psicológicos de una infeliz y adúltera esposa de clase media, fue tanto la principal obra maestra del realismo como la obra que estableció el movimiento en la escena europea. Después, con La educación sentimental (1870), el autor presentó un amplio panorama de la Francia de Luis Felipe, y fue otra de las principales obras realistas

Los hermanos Jules y Edmond Goncourt también fueron importantes escritores realistas. En su obra maestra, Germinie Lacerteux (1864), y en otras obras, abarcaron diversos medios sociales y profesionales y describieron con franqueza las relaciones sociales entre las clases altas y bajas.

Los principios realistas entraron en la corriente principal de la literatura europea durante las décadas de 1860 y 1870. El énfasis del Realismo en el distanciamiento, la objetividad y la observación precisa, su crítica lúcida pero contenida del entorno y las costumbres sociales, y la comprensión humana que subyace a sus juicios morales, se convirtieron en parte integral del tejido de la novela moderna durante el apogeo de esa forma.

¿Qué es el Realismo literario y cuáles son sus características? 2

Charles Dickens, Anthony Trollope y George Eliot en Inglaterra, Iván Turguéniev, Lev Tolstói y Fiódor Dostoievski en Rusia, William Dean Howells en Estados Unidos y Gottfried Keller y el primer Thomas Mann en Alemania incorporaron elementos realistas en sus novelas. Una rama importante del Realismo literario fue el Naturalismo, un movimiento de finales del siglo XIX y principios del XX que pretendía una representación aún más fiel y no selectiva de la realidad. El novelista francés Émile Zola fue el principal exponente del naturalismo.

La novela realista

En literatura, el novelista Honoré de Balzac fue el principal precursor del realismo, dado su intento de crear un retrato detallado y enciclopédico de toda la sociedad francesa en su Comedia humana. Pero un programa consciente de realismo literario no apareció hasta la década de 1850, y entonces se inspiró en la postura estética del pintor Courbet.

El periodista francés Champfleury, que había popularizado el estilo pictórico de Courbet, trasladó las teorías de éste a la literatura en Le Réalisme (1857). En este influyente manifiesto crítico, Champfleury afirmaba que el héroe de una novela debía ser un hombre corriente y no una figura excepcional.

En 1857 se publicó la novela de Gustave Flaubert Madame Bovary. Este retrato implacablemente objetivo de la mentalidad burguesa, con su examen de todos los matices psicológicos de una infeliz y adúltera esposa de clase media, fue tanto la principal obra maestra del realismo como la obra que estableció el movimiento en la escena europea. La educación sentimental (1870) de Flaubert, con su presentación de un amplio panorama de la Francia de Luis Felipe, fue otra de las principales obras realistas.

Los hermanos Jules y Edmond Goncourt también fueron importantes escritores realistas. En su obra maestra, Germinie Lacerteux (1864), y en otras obras, abarcaron diversos medios sociales y profesionales y describieron con franqueza las relaciones sociales entre las clases altas y bajas.

Los principios realistas entraron en la corriente principal de la literatura europea durante las décadas de 1860 y 1870. El énfasis del realismo en el distanciamiento, la objetividad y la observación precisa, su crítica lúcida pero contenida del entorno y las costumbres sociales, y la comprensión humana que subyace a sus juicios morales, se convirtieron en parte integral del tejido de la novela moderna durante el apogeo de esa forma.

Charles Dickens, Anthony Trollope y George Eliot en Inglaterra, Iván Turguéniev, León Tolstoi y Fiódor Dostoievski en Rusia, William Dean Howells en Estados Unidos y Gottfried Keller y el primer Thomas Mann en Alemania incorporaron elementos realistas en sus novelas.

Una rama importante del realismo literario fue el Naturalismo, un movimiento de finales del siglo XIX y principios del XX que pretendía una representación aún más fiel y no selectiva de la realidad. El novelista francés Émile Zola fue el principal exponente del Naturalismo.

Características del Realismo

El detalle y las descripciones

El detalle es ese algo especial, ese je ne sais quoi que diferencia al Realismo de otras escuelas literarias. El detalle es la materia con la que los escritores realistas tejen su magia: estos escritores nos sumergen en tantos detalles que no podemos evitar creer que lo que estamos leyendo es real.

¿Cómo empezó esta técnica? Con un par de franceses, en realidad. Honoré de Balzac y Gustave Flaubert llevaron el uso del detalle a un nuevo nivel en sus novelas sobre la vida francesa. Si abre La prima Bette o Madame Bovary, encontrará una enciclopedia de detalles minúsculos: comida, ropa, paisajes, hábitos sociales: de todo. Estas obras se convirtieron en modelos de la técnica realista, tanto en Francia como en el extranjero.

Lenguaje transparente

Una gran innovación de la literatura realista fue el uso de un lenguaje sencillo y transparente. Ninguna novela realista va a comenzar con una frase rebuscada como: “He aquí que tu vida y tu amor son la verdadera corona sobre el pináculo de mi corazón”.

Los escritores realistas adaptan su estilo a su tema: dado que muchos de ellos escribían sobre gente corriente, utilizaban un lenguaje corriente. Escribir en un lenguaje que reflejaba la forma en que la gente común hablaba entre sí fue revolucionario a mediados del siglo XIX, cuando el realismo se puso realmente en marcha. Antes de eso, el lenguaje literario debía ser elevado, un poco pretencioso. Pero, ¿es ese tipo de lenguaje realista? En realidad no, así que los escritores realistas intentaron algo nuevo.

Narrador omnisciente

Los escritores realistas realmente se han hecho con el narrador omnisciente. ¿Qué es eso?

Los narradores omniscientes son como los superhéroes de los narradores, y eso es porque lo saben todo. Pueden saltar de la cabeza de un personaje a otro, pueden hablarnos de una ciudad en esta página y luego saltar a una ciudad completamente nueva en la siguiente. Saben cuándo has estado durmiendo, saben cuándo estás despierto, saben cuándo has sido bueno y malo, así que… Bueno, sí. Pasan de un personaje a otro, de una escena a otra, de un lugar a otro, porque simplemente lo saben todo.

Saberlo todo significa que estos narradores conocen los detalles de casi todo, lo cual es muy conveniente si lo que se intenta es crear una sensación de realidad en la novela.

Por supuesto, no toda la literatura realista se cuenta desde el punto de vista del narrador omnisciente; hay muchos narradores en primera persona, por ejemplo, en la literatura realista. Pero el hecho es que la mayoría de los grandes autores realistas del siglo XIX escribieron desde un punto de vista narrativo omnisciente: León Tolstoi, Honoré de Balzac, George Eliot, Gustave Flaubert, Charles Dickens, por citar algunos.

Verosimilitud

Verosimilitud es una palabra sexy que significa veracidad. La literatura realista es famosa por el modo en que intenta crear un mundo que parezca real o verdadero; los escritores realistas quieren que creamos que estamos viendo cómo se desarrolla la vida real en la página.

Se llama realismo. ¿A alguien le sorprende?

Los escritores realistas se esfuerzan por asegurarse de que los hechos son correctos. Si un escritor realista escribe sobre el Londres de 1870, puede apostar que vive en Londres o que ha investigado seriamente sobre Londres, porque querrá que el Londres de la novela sea lo más real posible.

De hecho, el realismo estuvo muy influenciado por las técnicas periodísticas, y no es de extrañar, ya que el periodismo de la época también estaba en auge. Los escritores realistas suelen escribir como periodistas, y su atención a los hechos concretos y a los detalles específicos no hace sino aumentar la sensación de verosimilitud de sus obras de ficción.

Lo cotidiano

Te despiertas. Viertes tus Cheerios en un bol. Añades leche. Comes y piensas en todas las cosas que tienes que hacer hoy: pasear al perro, terminar tu redacción de inglés, tomar un café con tu amigo. Sí, no es tan emocionante, ¿verdad?

Adivina de nuevo. Las cosas cotidianas que todos vivimos son la carne de la literatura realista.

Una de las razones por las que el realismo fue tan revolucionario cuando surgió a mediados del siglo XIX fue que rechazó la idea de que la literatura tenía que tratar sobre héroes más grandes que la vida que realizaban actos heroicos. Los escritores realistas querían que la literatura reflejara la verdadera realidad cotidiana de nuestras vidas, lo que los sabihondos llaman lo cotidiano. Una de las mayores preocupaciones del realismo es la representación de la vida cotidiana, los dramas y las rutinas de la gente corriente.

Los personajes

A los escritores realistas les gusta describir, analizar y dramatizar la personalidad. Profundizan en la psicología de sus personajes y escarban en sus motivaciones, acciones y emociones. El realismo consiste en comprender la vida, la sociedad y el mundo. A menudo, el primer punto de partida de estos escritores era la realidad psicológica de los individuos.

Es bueno recordar que cuando el Realismo estaba surgiendo, la psicología como disciplina también estaba emergiendo. Hacia finales del siglo XIX, Sigmund Freud -al que quizá conozcas como el tipo que ideó la teoría de que todos queremos acostarnos con nuestros padres- estaba desarrollando muchos de los conceptos centrales de la psicología, incluidas las teorías sobre el inconsciente, la vida onírica y la represión.

Los escritores realistas de esta época -e incluso antes de Freud (una persona dijo que todo lo que decía Freud ya estaba en las novelas de Dostoievski)- ya estaban interesados en la psicología, y esto se refleja en la obsesión del Realismo por el personaje.

Crítica social

Los escritores realistas se dedican a criticar las condiciones sociales y políticas de los mundos sobre los que escriben. Autores como Charles Dickens, León Tolstoi, Honoré de Balzac y Fiódor Dostoievski representaron las desigualdades económicas y sociales en sus novelas como forma de concienciar sobre la situación de los pobres, por ejemplo, o sobre las desigualdades que afectan a las mujeres.

De hecho, existe todo un subconjunto del realismo llamado realismo social, que se desarrolló a principios del siglo XX y se inspiró en la obra de los grandes del primer realismo, como Tolstoi y Dickens. El Realismo Social comenta las condiciones sociales y políticas de una manera singularmente directa y contundente. Las uvas de la ira, de John Steinbeck, es un gran ejemplo del realismo social tal y como se desarrolló en el siglo XX.

Las clases sociales

más cómodamente. La sociedad estaba cambiando, las estructuras sociales y las clases se estaban transformando, y el Realismo reflejaba estos cambios.

El ascenso de la clase media también supuso un aumento de la alfabetización. De repente, el público de la literatura se amplió: ya no eran sólo los ricos los que tenían tiempo y capacidad para leer; ahora la clase media también podía hacerlo. No es de extrañar, pues, que la literatura realista refleje a menudo las preocupaciones de la clase media.

El énfasis del Realismo en la clase, y en la sociedad en general, se aleja de las preocupaciones del movimiento literario que precedió al Realismo: El Romanticismo. De hecho, el Realismo fue en parte una reacción contra el Romanticismo. Mientras que a los románticos les gustaba escribir, por ejemplo, sobre individuos solitarios e independientes de la sociedad, los realistas optaron por centrarse en las redes sociales y en el lugar del individuo dentro de esas redes sociales.

Alfabetismo

En la época en que el Realismo se puso en marcha como movimiento literario, a mediados del siglo XIX, cada vez había más gente que leía. La educación ya no era un privilegio especial de aristócratas elegantes con pelucas y polvos para la cara. Gracias a la imprenta, los libros y el material de lectura eran mucho más accesibles.

De hecho, muchos de los primeros autores realistas ni siquiera publicaron sus obras como “libros”. Sus novelas se publicaban por entregas en revistas para el público en general, lo que significaba que la revista publicaba una entrega de una novela en cada número. La literatura realista se popularizó de este modo: era fácilmente accesible y proporcionaba entretenimiento a largo plazo a un público lector cada vez más numeroso.

Tipos de Realismo literario

El Realismo literario ha tenido diferentes manifestaciones que varían dependiendo la época y el lugar donde se desarrollan. Estos son los principales tipos de Realismo en la literatura.

Si quieres aprender más de estos tipos de Realismo, haz clic en el tipo que te llame la atención o lee este artículo sobre los 6 tipos de Realismo literario donde se expone brevemente cada uno.

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 3 junio, 2021

    […] el 8 de mayo de 1880 en Croisset), fue un novelista considerado como el principal impulsor de la escuela realista de la literatura francesa y más conocido por su obra maestra, Madame Bovary (1857), un retrato […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *