¿Qué es el Naturalismo literario?

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

El naturalismo, en la literatura y las artes visuales, fue un movimiento de finales del siglo XIX y principios del XX que se inspiró en la adaptación a la literatura y al arte de los principios y métodos de las ciencias naturales, especialmente la visión darwiniana de la naturaleza. En la literatura extendió la tradición del realismo, apuntando a una representación aún más fiel y no selectiva de la realidad, un verdadero “trozo de vida”, presentado sin juicio moral.

El naturalismo se diferenciaba del realismo por su asunción del determinismo científico, lo que llevó a los autores naturalistas a hacer hincapié en la naturaleza accidental y fisiológica del hombre en lugar de sus cualidades morales o racionales. Los caracteres individuales se consideraban productos indefensos de la herencia y el medio ambiente, motivados por fuertes impulsos instintivos desde el interior y acosados por presiones sociales y económicas desde el exterior. Como tales, tenían poca voluntad o responsabilidad por sus destinos, y el pronóstico de sus “casos” era pesimista al principio.

El naturalismo tiene su origen en Francia y su base teórica directa en el enfoque crítico de Hipólito Taína, quien anunció en su introducción a la Historia de la Literatura Inglesa (1863-64) que “hay una causa para la ambición, para el coraje, para la verdad, como la hay para la digestión, para el movimiento muscular, para el calor animal”. El vicio y la virtud son productos, como el vitriolo y el azúcar.”

Aunque la primera novela “científica” fue la historia del caso de una sirvienta de los hermanos Goncourt, Germinie Lacerteux (1864), el principal exponente del naturalismo fue Émile Zola, cuyo ensayo La novela experimental (1880) se convirtió en el manifiesto literario de la escuela. Según Zola, el novelista ya no debía ser un mero observador, contento de registrar los fenómenos, sino un experimentador desapegado que somete a sus personajes y a sus pasiones a una serie de pruebas y que trabaja con hechos emocionales y sociales como un químico trabaja con la materia.

A ejemplo de Zola, el estilo naturalista se generalizó y afectó en mayor o menor medida a la mayoría de los principales escritores de la época. La popular historia de Guy de Maupassant “El Collar” anuncia la introducción de un personaje que debe ser tratado como un espécimen bajo el microscopio. Las primeras obras de Joris-Karl Huysmans, del dramaturgo alemán Gerhart Hauptmann y del novelista portugués José Maria Eça de Queirós se basaban en los preceptos del naturalismo.

El Théâtre Libre fue fundado en París en 1887 por André Antoine y la Freie Bühne de Berlín en 1889 por Otto Brahm para presentar obras de teatro que tratasen los nuevos temas del naturalismo en un estilo naturalista con una puesta en escena naturalista. Un desarrollo paralelo ocurrió en las artes visuales. Los pintores, siguiendo el ejemplo del pintor realista Gustave Courbet, elegían temas de la vida contemporánea. Muchos de ellos abandonaron el estudio para ir al aire libre, encontrando temas entre los campesinos y comerciantes en la calle y capturándolos tal y como los encontraron, sin premeditación y sin disposición. Un resultado de este enfoque fue que sus lienzos terminados tenían la frescura e inmediatez de los bocetos. Zola, el portavoz del naturalismo literario, fue también el primero en defender a Édouard Manet y a los impresionistas.

Contexto histórico del Naturalismo

Este movimiento literario tuvo lugar entre los años 1880 y 1940, en una época de grandes migraciones. Inmigrantes de todas partes acudían en masa a América en ese momento. La política se centró en las políticas de migración, mientras que la gente comenzó a discutir sobre la teoría de la evolución de Charles Darwin. Había muchos fundamentalistas y cristianos. Los cristianos creían que durante el período de imperialismo podían extender sus creencias al resto del mundo.

Técnica literaria

El entorno siempre juega un papel importante en el desarrollo de la narración y, en cierto modo, se convierte en su propio personaje. Aunque los naturalistas se centran más en la trama que en los personajes, es importante señalar que el enfoque no es realmente en el personaje, sino en cómo los personajes reaccionan a las circunstancias.

Rasgos

El pesimismo, el determinismo, el destino predeterminado y el desapego de la historia con un tono objetivo general son rasgos prominentes del naturalismo. La mayoría de las veces, las novelas naturalistas giraban en torno a personajes mal educados o de clase media en un entorno urbano. Un rasgo sorprendente de las novelas naturalistas son los sorprendentes giros al final de sus historias. El punto de vista más común es el de la tercera persona omnisciente. Los autores naturalistas también tienden a ser directos o francos en sus escritos.

Temas

Algunos de los temas más comunes encontrados en el naturalismo:

  • La lucha por la supervivencia en un universo indiferente.
  • Un universo indiferente y determinista donde los humanos intentarán ejercer el libre albedrío.
  • El poder de las emociones primitivas para negar la razón humana.

Autores y obras naturalistas más notables

  • Émile Zola, considerado el padre del naturalismo, escribió Les Rougon-Macquart.
  • Edith Wharton, su novela La edad de la inocencia ganó el premio Pulitzer de ficción.
  • Upton Sinclair, el libro más conocido, La Jungla.
  • Charles Darwin, científico inglés que escribió El origen de las especies.
  • Guy de Maupassant, cuentista francés autor de obras como Bel-Ami y cuentos como “Bola de sebo” y “La Horla”.
  • Stephen Crane, una de las primeras obras literarias naturalistas en América fue Maaggie: Una chica de la calle; una de sus obras más famosas fue La insignia roja del coraje.
  • Jack London, los libros más conocidos son La llamada de lo salvaje, Colmillo Blanco y El Lobo Marino.
  • Abraham Cahan, escribió El ascenso de David Levinsky.
Émile Zola - Wikipedia, la enciclopedia libre
Émile Zola uno de los exponentes más importantes del Naturalismo

La novela naturalista

La novela naturalista es un desarrollo del realismo y es, de nuevo, en Francia donde se encuentran sus primeros practicantes, con Émile Zola a la cabeza. Es difícil separar las dos categorías, pero el naturalismo parece caracterizarse no sólo por un determinismo pesimista sino también por una atención más profunda a los aspectos físicos y biológicos de la existencia humana. El hombre es menos un alma que aspira a su fuente divina que un producto de las fuerzas naturales, así como de las influencias genéticas y sociales, y la tarea del novelista es presentar la esencia física del hombre y su entorno.

El gusto del público de Balzac y Stendhal no se acomodó fácilmente a la franqueza total sobre los procesos básicos de la vida, y los naturalistas tuvieron que luchar contra los prejuicios, y a menudo la censura, antes de que su franqueza literaria pudiera prevalecer. El siglo XX da por sentado el enfoque naturalista, pero está más preocupado por una técnica de presentación que por la filosofía algo mecanicista de Zola y sus seguidores.

El naturalismo recibió un impulso después de la Primera Guerra Mundial, cuando los novelistas sintieron que tenían el deber de representar la suciedad, el sufrimiento y la degradación de la vida del soldado, sin eufemismos ni circunloquios. El Ulises de Joyce, cuando apareció en 1922, fue la primera novela que trató de justificar el candor físico total en términos de su objetivo artístico, en lugar de moral, que era describir con una objetividad casi científica todos los aspectos de un día urbano ordinario. Aunque Joyce había leído a Zola, parece invocar el espíritu de un escritor naturalista muy anterior -el ribaldo autor francés del siglo XVI, François Rabelais- y esto está en consonancia con la tradición católica que Joyce representa. Zola, por supuesto, era ateo.

Hubiera sido un pecado contra sus cánones estéticos que Joyce mostrara a Leopold Bloom – el protagonista de Ulises – desayunando o bañándose y sin embargo no defecando o masturbándose. La técnica del monólogo interior, que presentaba el flujo inédito del pensamiento y la emoción no expresados de un personaje, también requería la máxima franqueza para tratar las funciones e impulsos naturales. Joyce, se reconoce ahora, no tenía ninguna intención pruriginosa o escatológica; su preocupación era mostrar la vida tal como es (sin ninguno de los propósitos didácticos de Zola), y esto implicaba la presentación de la lujuria, la perversión y la blasfemia tanto como cualquiera de las funciones humanas tradicionalmente aceptables.

Los novelistas naturalistas han tenido sus problemas sociales y jurídicos -acusaciones por obscenidad, confiscación, castración por parte de tímidos editores- pero la causa se ganó finalmente, al menos en Gran Bretaña y en los Estados Unidos, donde se ponen pocos límites al derecho proclamado del novelista contemporáneo a ser fiel a la naturaleza. En comparación con mucha ficción contemporánea, la obra pionera de Zola parece positivamente reticente.

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 27 noviembre, 2020

    […] de 1850, Château de Miromesnil, Francia- 6 de julio de 1893, París), fue un escritor francés del movimiento literario naturalista . Escribió de cuentos y novelas y es considerado, por acuerdo general, como el mayor cuentista […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares