Guy de Maupassant

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

“Estamos más cerca unos de otros
cuando callamos que cuando hablamos.”


¿Quién fue Guy de Maupassant?

Guy de Maupassant, cuyo nombre completo era Henry-René-Albert-Guy de Maupassant, (5 de agosto de 1850, Château de Miromesnil, Francia- 6 de julio de 1893, París), fue un escritor francés del movimiento literario naturalista . Escribió de cuentos y novelas y es considerado, por acuerdo general, como el mayor cuentista francés.

Libros destacados:

  • Bel-Ami (1885).
  • El Horla (1887).
  • Pierre y Jean (1888).

Generalidades:

  • Fecha de nacimiento: 5 de agosto de 1850.
  • Fecha de muerte: 6 de julio de 1893.
  • Nacionalidad: francés.
  • Géneros: cuento, novela.

Biobibliografías en Youtube


Vida temprana

Maupassant era el mayor de los dos hijos de Gustave y Laure de Maupassant. Ambos padres procedían de familias normandas, el padre de la aristocracia menor, pero el matrimonio fue un fracaso, y la pareja se separó definitivamente cuando Guy tenía 11 años.

Guy de Maupassant
Guy de Maupassant y su madre, Laure de Maupassant

Aunque los Maupassant eran una familia librepensadora, Guy recibió su primera educación en la iglesia y a los 13 años fue enviado a un pequeño seminario en Yvetot que tenía alumnos laicos y clérigos. Sintió una decidida antipatía por esta forma de vida y deliberadamente planeó su propia expulsión por alguna ofensa trivial en 1868. Se trasladó al instituto de Le Havre y aprobó el bachillerato al año siguiente.

Maupassant en pied, jeune homme d'une vingtaine d'année, en tenue de  chasse, un fusil à la main e… | Personnages historiques, Écrivains et  poètes, Guy de maupassant
Maupassant a los 20 años con fusil en mano.

En el otoño de 1869 comenzó los estudios de derecho en París, que fueron interrumpidos por el estallido de la guerra franco-alemana. Maupassant se ofreció como voluntario, sirvió primero como soldado raso en el campo, y más tarde fue transferido por la intervención de su padre al cuerpo de intendencia. Su experiencia de primera mano en la guerra le proporcionó el material para algunas de sus mejores historias.

Maupassant fue desmovilizado en julio de 1871 y reanudó sus estudios de derecho en París. Su padre le ayudó de nuevo y le consiguió un puesto en el Ministerio de la Marina, que le serviría de apoyo hasta que obtuviera el título de abogado. No se preocupó por la burocracia pero no fracasó y fue ascendido varias veces. Su padre logró que lo transfirieran, por deseo propio, al Ministerio de Instrucción Pública en 1879.

Suscríbete a Biobibliografías en Youtube

Aprendizaje con Flaubert

La madre de Maupassant, Laure, era la hermana de Alfred Le Poittevin, que había sido muy amigo de Gustave Flaubert, y ella misma se mantuvo en términos afectuosos con el novelista durante el resto de su vida. Laure envió a su hijo a conocer a Flaubert en Croisset en 1867, y cuando regresó a París después de la guerra, le pidió a Flaubert que lo vigilara. Este fue el comienzo del aprendizaje que hizo de Maupassant el escritor.

Siempre que Flaubert se quedaba en París, invitaba a Maupassant a almorzar los domingos, le enseñaba el estilo de la prosa y corregía sus ejercicios literarios de juventud. También le presentó a algunos de los principales escritores de la época, como Émile Zola, Iván Turgenev, Edmond Goncourt y Henry James. “Es mi discípulo y lo quiero como a un hijo”, dijo Flaubert de Maupassant. Era una descripción concisa de una relación doble: si Flaubert fue la inspiración del escritor Maupassant, también proporcionó al niño un padre adoptivo. La repentina e inesperada muerte de Flaubert en 1880 fue un duro golpe para Maupassant.

Biografia de Gustave Flaubert
Gustave Flaubert fue para Maupassant un maestro de escritura

Zola describió al joven Maupassant como un “fantástico remero capaz de remar 50 millas por el Sena en un solo día por placer”. Maupassant era un amante apasionado del mar y de los ríos, lo que explica el escenario de gran parte de su ficción y el predominio en ella de las imágenes náuticas. A pesar de su falta de entusiasmo por la burocracia, sus años como funcionario fueron los más felices de su vida.

“La soledad es peligrosa: cuando estamos solos mucho tiempo, poblamos nuestro espíritu de fantasmas.”

Guy de Maupassant

Dedicó gran parte de su tiempo libre a la natación y a las expediciones en barco por el Sena. En una historia como Mosca (1890) se ve que estas últimas eran más que simples expediciones en barco y que las chicas que acompañaban a Maupassant y a sus amigos eran generalmente prostitutas o posibles prostitutas. De hecho, no hay duda de que los primeros años en París fueron el comienzo de su fenomenal promiscuidad.

Cuando Maupassant tenía 20 años, descubrió que sufría de sífilis, una de las enfermedades más espantosas y extendidas de la época. El hecho de que su hermano muriera a una edad temprana de la misma enfermedad sugiere que podría haber sido congénita. Maupassant se negó rotundamente a someterse a un tratamiento, con el resultado de que la enfermedad iba a proyectar una sombra cada vez más profunda sobre sus años de madurez y se acentuó por la neurastenia, que también había afectado a su hermano.

Durante su aprendizaje con Flaubert, Maupassant publicó una o dos historias bajo un seudónimo en oscuras revistas provinciales. El punto de inflexión se produjo en abril de 1880, el mes anterior a la muerte de Flaubert. Maupassant fue uno de los seis escritores, dirigidos por Zola, que contribuyeron cada uno con un cuento corto sobre la guerra franco-alemana en un volumen llamado Les Soirées de Médan.

“He entrado en la vida literaria como un meteoro, y voy a salir de ella como un rayo.”

La historia de Maupassant, “Bola de sebo”, no sólo fue de lejos la mejor de las seis, sino que es probablemente la mejor historia que escribió. En ella, una prostituta que viaja en autocar es tratada con compañerismo por sus compañeros de viaje franceses, que están ansiosos por compartir sus provisiones de comida, pero entonces un oficial alemán detiene el autocar y se niega a dejar que siga hasta que la haya poseído; los otros pasajeros la inducen a satisfacerle y luego la condenan al ostracismo durante el resto del viaje. “Bola se sebo” personifica el estilo de Maupassant en su economía y equilibrio.

Sigue a Biobibliografías en Youtube

La vida y las obras de los maduros

En cuanto se publicó “Bola de sebo”, Maupassant se encontró con una gran demanda por su trabajo en periódicos. Dejó de ser un desconocido y pasó los dos años siguientes escribiendo artículos para Le Gaulois y los Gil Blas. Muchas de sus historias aparecieron por primera vez en este último periódico. Los diez años que transcurrieron entre 1880 y 1890 fueron notables por su productividad; publicó unos 300 cuentos, seis novelas, tres libros de viajes y su único volumen de versos.

La casa Tellier (1881), libro de cuentos de temas variados, es típico del conjunto de los logros de Maupassant, tanto en la elección de los temas como en su voluntad de presentar objetivamente al hombre y a la mujer en los múltiples aspectos de la vida. Su interés se centró en la humilde verdad, palabras que eligió como subtítulo de su novela La vida de una mujer (1883). Este libro, que trata con simpatía el viaje de su heroína desde la infancia inocente, pasando por la desilusión de un matrimonio desafortunado y terminando con su posterior viudez, registra lo que Maupassant había observado de niño, los pequeños dramas y las preocupaciones diarias de la gente corriente. Presenta a sus personajes de manera desapasionada, sin ningún juicio moral personal sobre ellos, pero siempre tomando nota de la palabra, el gesto o incluso la reticencia que traiciona la personalidad esencial de cada uno, a la vez que realza el efecto describiendo el trasfondo físico y social contra el que se mueven sus personajes. La precisión, el vigor y la economía más rigurosa son las características de su arte.

Las colecciones de cuentos y novelas se sucedieron rápidamente hasta que la enfermedad golpeó a Maupassant. Durante dos años se publicaron seis nuevos libros de cuentos: Mademoiselle Fifi (1883), Cuentos de la oca (1883), Claro de luna, Las hermanas Rondoli, Yvette y la señorita Harriet (todos ellos de 1884). Las historias pueden dividirse en grupos: las que tratan de la guerra franco-alemana, el campesinado normando, la burocracia, la vida a orillas del Sena, los problemas emocionales de las diferentes clases sociales, y —algo ominoso en una historia tardía como “El Horla” (1887)— la alucinación. Juntos, los relatos presentan un panorama completo de la vida francesa desde 1870 hasta 1890.

Château de Miromesnil guy de Maupassant
Château de Miromesnil donde, según su madre, nació Guy de Maupassant

Las novelas completas más importantes de Maupassant son La vida de una mujer, Bel-Ami (1885), y Pierre y Jean (1888). Bel-Ami se inspira en la observación del autor del mundo de los hombres de negocios agudos y de los periodistas cínicos de París, y es una mordaz sátira sobre una sociedad cuyos miembros no dejan nada que se interponga a su ambición de enriquecerse rápidamente. Bel-Ami, el amable pero amoral héroe de la novela, se ha convertido en la personificación literaria estándar de un ambicioso oportunista. Pierre y Jean es la historia de los trágicos celos de un hombre por su medio hermano, que es hijo del adulterio de su madre.

Maupassant prosperó gracias a sus best-sellers y mantuvo un apartamento en París con un anexo para encuentros clandestinos con mujeres, una casa en Étretat, un par de residencias en la Costa Azul y varios yates. Comenzó a viajar en 1881, visitando el África francesa e Italia, y en 1889 realizó su única visita a Inglaterra. Mientras almorzaba en un restaurante de allí como invitado de Henry James, sorprendió profundamente a su anfitrión señalando a una mujer en una mesa vecina y pidiéndole a James que la “buscara” para él.

El crítico francés Paul Léautaud llamó a Maupassant un “completo erotómano”. Su extraordinaria fascinación por los burdeles y la prostitución se refleja no sólo en “Bola de sebo” sino también en historias como “La casa de Tellier”. Es significativo, sin embargo, que a medida que el exitoso escritor se familiarizó con las mujeres de la nobleza hubo un cambio de ángulo en su ficción: el paso del campesinado a las clases altas, del burdel al tocador.

Entre los libros de cuentos posteriores de Maupassant se encuentran Toine (1886), El Hola (1887), El rosal de Madame Husson (1888) y La belleza inútil (1890). También aparecieron cuatro novelas más: Mont-Oriol (1887), sobre el financiamiento de un regadero de moda; Pierre y Jean; Tan fuerte como la muerte (1889) y Nuestro corazón (1890).

Aunque Maupassant parecía ser un hombre robusto, sano y atlético, sus cartas están llenas de lamentaciones sobre su salud, en particular sobre sus problemas de vista y sus migrañas. Con el paso de los años se había vuelto más y más sombrío. Había empezado a viajar por placer, pero lo que antes eran unas vacaciones despreocupadas y agradables, se transformaron gradualmente, como resultado de su estado mental, en vagabundeos compulsivos y sintomáticos hasta que sintió una necesidad constante de estar en movimiento.

En 1888 se produjo una importante crisis familiar. El hermano de Maupassant era un hombre de mínima inteligencia —hoy en día se llamaría desarrollo detenido— y no podía trabajar en nada más exigente que la jardinería de la guardería. En 1888 se volvió violentamente psicótico y murió en un asilo en 1889. Maupassant se vio reducido a la desesperación por la muerte de su hermano; pero aunque su dolor era genuino, no puede ser ajeno a su propio caso avanzado de sífilis. El 2 de enero de 1892, cuando estaba cerca de su madre, intentó suicidarse cortándose la garganta. Se convocó a los médicos y su madre aceptó a regañadientes su compromiso. Dos días más tarde fue trasladado, según algunos relatos en una camisa de fuerza, a la residencia de ancianos del doctor Blanche en París, donde murió un mes antes de cumplir 43 años.

Mira estas biografías en video en Youtube

Características de la obra de Guy de Maupassant

El trabajo de Maupassant es totalmente realista. Sus personajes habitan un mundo de deseos materiales y apetitos sensuales en el que la lujuria, la codicia y la ambición son las fuerzas motrices, y cualquier sentimiento superior está ausente o condenado a una cruel decepción. El poder trágico de muchas de las historias se deriva del hecho de que Maupassant presenta a sus personajes, pobres o ricos burgueses, como víctimas de una necesidad irónica, aplastados por un destino que se han atrevido a desafiar pero que siguen luchando contra él sin esperanza.

Como muchas de sus historias posteriores tratan de la locura, se ha sugerido que el propio Maupassant ya estaba mentalmente perturbado cuando las escribió. Sin embargo, estas historias están perfectamente equilibradas y se caracterizan por una claridad de estilo que no revela ningún signo de trastorno mental. La lúcida pureza del francés de Maupassant y la precisión de sus imágenes son las dos características de su obra que más explican su éxito.

En la segunda mitad del siglo XX, se reconoció en general que la popularidad de Maupassant como escritor de cuentos había disminuido y que era más leído en los países de habla inglesa que en Francia. Esto no le resta valor a su verdadero logro: la invención de un nuevo cuento comercial de alta calidad, que tiene algo que ofrecer a todas las clases de lectores.

“Me es imposiblevivir en París a causa de la indefinible angustia que en esta ciudad se apodera de mí.”

Guy de Maupassant
Rue Guy de Maupassant Paris
Rue Guy de MaupaCalle “Guy de Maupassant” en París

Mejores frases de Guy de Maupassant

“Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado.”

Dios ha hecho al hombre a su imagen y semejanza pero el hombre también ha procedido así con él.”

“Me parece una tontería ponerse contento un día determinado por decreto del gobierno.”

El hombre y la mujer son siempre extraños de alma e inteligencia, son siempre dos beligerantes y entre ellos siempre tiene que haber un vencedor y un vencido.”

“Nuestro gran tormento en la vida proviene de que estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.”

“El pasado me atrae, el presente me aterra porque el porvenir es la muerte.”

“El patriotismo es una especie de religión, es el huevo en donde se empollan las guerras.”

Cuán débil es nuestra razón y cuán rápidamente se extravía cuando nos estremece un hecho incomprensible.”

“El hombre que ama con normalidad bajo el sol, adora frenéticamente bajo la luna.”

Amor significa el cuerpo, el alma, la vida, todo el ser. Sentimos el amor cuando sentimos el calor de nuestra sangre, respiramos amor con el aire que respiramos, lo tenemos en nosotros mismos cuando lo tenemos en nuestro pensamiento. Nada más existe para nosotros.”

“Cuando un amigo se casa todo termina, porque el cariño celoso de la mujer no tolera el afecto vigoroso y franco que existe entre dos hombres.”

“Siento tal pasión por la soledad que no puedo soportar la idea de que otros duerman bajo mi mismo techo.”

“La esencia de la vida es la sonrisa de las mujeres.

¡Ojos de mujer, cuán poderosos sois! ¡Cómo conturban, invaden, conquistan y dominan todo! ¡Cuán profundos parecen y cuán llenos de promesas y de infinito!”

“La dicha está sólo en la esperanza, en la ilusión sin fin.”

“Sólo hay una cosa buena en la vida, y es el amor.”

“Vivimos siempre bajo el peso de las viejas y odiosas costumbres de nuestros antepasados bárbaros.”

“Un buen relato empieza con un buen título.”

“Nuestra memoria es un mundo más perfecto que el universo: le devuelve la vida a los que ya no la tienen.”

¡Comparte la literatura en tus redes sociales!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 26 noviembre, 2020

    […] o menor medida a la mayoría de los principales escritores de la época. La popular historia de Guy de Maupassant “El Collar” anuncia la introducción de un personaje que debe ser tratado como un espécimen […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares